David Summer quiere obtener combustible para su carro, con algas cultivadas bajo tierra.  

 

El ingeniero minero de la Universidad de Missouri dijo que la crisis energética de la nación podría resolverse si miramos a las microalgas, debido a su alto contenido de aceite. Summer desea cultivar sus microalgas, en un extraño lugar: la mina experimental de la universidad.

Los tubos de cultivo con varias líneas de algas se encuentran en la mina. El agua, dióxido de carbono y los nutrientes percolan a través de la columna. El limo es uno de los más rápido fotosintetizadores en la tierra.

Muchas algas tienen entre 20 y 25% de aceite. Pero en condiciones de estrés, algunas algas pueden alcanzar un 50% de contenido en aceite.

La National Renewable Energy Laboratory trabajo con algas por cerca de 20 años. El resumen del proyecto, presentado en 1998, presentó resultados muy prometedores: las producciones más altas en los estanques de pruebas, durante el periodo de un año, alcanzaron un equivalente de 10 000 galones de biodiesel por acre.

En comparación, el maíz produce cerca de 400 galones de etanol por acre. La caña de azúcar brasileña produce 600 galones por acre.

El informe destaco algunos problemas: la evaporación durante el día, las bajas temperaturas durante la noche, y la invasión de otras especies de algas menos útil en los estanques de cultivo.

Summers piensa que la capacidad para un control preciso del ambiente en la mina pesa más que la pérdida de la fuente libre de luz solar. Con los preciso del aceite altos, las inversiones se están dirigiendo a las empresas de algas.