Lima (Andina). El sector langostinero, que dirige sus exportaciones principalmente a Estados Unidos y la Unión Europea, recibiría inversiones por 500 millones de dólares hasta el año 2015 lo que es un excelente indicador para la consolidación del sector, informó hoy la consultora Maximixe.

 

La actividad langostinera en el Perú se concentra principalmente en Tumbes debido a las óptimas condiciones climáticas para su crianza y a sus amplias zonas de cultivo, existiendo algunas aún no utilizadas; y Piura también acoge la crianza de esta especie en escasas dimensiones.

Actualmente el país cuenta con 5,000 hectáreas de cultivo de langostinos y con un laboratorio de larvas, el cual abastece de dicho insumo libre de enfermedades a la industria nacional.

Sin embargo, los niveles de producción no son suficientes para sustituir las importaciones de larvas desde Ecuador, señaló la consultora.

En el presente año las exportaciones de langostinos sumarán 50 millones de dólares, cifra superior en 6.3 por ciento respecto a lo obtenido en el 2006.

Este resultado estará alentado por los mayores volúmenes enviados a Estados Unidos y la Unión Europea en el segundo semestre del año, con lo cual se espera que el precio promedio de exportación se incremente.

El creciente consumo de langostinos en el mercado europeo constituye la principal oportunidad para el empresariado peruano, los cuales tendrán mayor dinamismo en la segunda parte del año.

Sin embargo, en el 2007 la cosecha de langostinos para su preparación en congelados será de 10,000 toneladas métricas (TM), inferior en 6.8 por ciento respecto al 2006, debido al magro desempeño registrado en el primer trimestre (-21.5 por ciento).
Ello es consecuencia de la caída en los precios internacionales, los altos costos de producción debido a la falta del recurso hídrico y el alza del precio de los productos balanceados, lo que ocasionó que los empresarios langostineros no mantengan la producción en sus niveles normales.

No obstante, será atenuada con el buen desempeño del resto del año, en virtud a los crecientes rendimientos en las pozas de cultivo acorde con la modernización tecnológica que beneficiará al 15 por ciento de los cultivos existentes.

Finalmente, Maximixe advirtió que las bajas cotizaciones del langostino a nivel internacional, el incremento en el precio de los alimentos balanceados acorde con la alta cotización de harina de pescado y las rebajas arancelarias a los camarones ecuatorianos, constituyen los riesgos que enfrentan las empresas langostineras peruanas.