Un pez de la era de los dinosaurios, experimento un renacimiento en la bahía Chesapeake. Por primera vez en tres décadas, los científicos encontraron una hembra del esturión del Atlántico con huevos en la bahía, se creía que esta especie se había extinguido.

 

El pez fue accidentalmente captura por un pescador en la desembocadura del río Choptank, cerca de la isla Tilghman. El llevo el pez a la Maryland Department of Natural Resources. Ahora los biólogos esperan fertilizar los huevos en el laboratorio de la University of Maryland, con la finalidad de producir 50 000 esturiones jóvenes, los mismos que serán liberados.

Por 11 años, los investigadores mantuvieron a los machos de esturión en los tanques, con la esperanza de encontrar a una compañera. “Esta es la primera hembra madura que hemos encontrado” dijo Brian Richardson, administrador del programa. “Esto es muy raro, ahora nuestro objetivo es reproducir este pez y repoblar”.

Si la operación tiene éxito, esto podría ser la primera vez en que el esturión salvaje de la bahía Chesapeake sea criado en cautividad, de acuerdo a la University of Maryland Center for Environmental Science.

El esturión, es un pez de lenta reproducción que puede vivir una centuria y crece hasta alcanzar cientos de libras, fueron abundantes en Chesapeake, hasta que fueron llevados al borde de la extinción por la industria del caviar a finales de la 19th centuria. Sus huevos salados tuvieron una alta demanda.