Vancouver. Una de la empresa productora de alimentos marinos más grande del mundo viene siendo acusada de desmentir el impacto del piojo de mar sobre el salmón salvaje en Canadá, mientras que adopta la misma información para su piscigranja en Noruega.

 

Una delegación canadiense, grupos ambientalistas y empresarios del turismo han viajado a Oslo, Noruega, para hacer una declaración a los accionistas de Marine Harvest, durante el encuentro anual de la empresa.

“La empresa piscicultora noruega esta operando con un doble estándar” dijo el presidente de BC First Nations, Bob Chamberlin. El resaltó que Noruega ha removido toda las piscigranjas ubicadas en los fiordos, por donde el salmón salvaje migra.

“La razones para trasladar las piscigranjas de estas áreas, es que ellos conocen la transferencia y prevalencia del piojo de mar dentro de una piscigranja, la misma que pueden matar a los smolts del salmón que están migrando”.