Alimentos Acuícolas (Fuente: Auburn University)Por: Milthon B. Lujan Monja.
Es un consenso general que el crecimiento de la acuicultura, particularmente de especies carnívoras que requieren de dietas balanceadas, no puede seguir dependiendo de los recursos pesqueros (principalmente pelágicos); debido a que muchas de estas poblaciones se encuentran sobreexplotadas o han alcanzado su máxima capacidad explotable; además de formar parte importante del ecosistema marino.

La producción de dietas para la acuicultura es el mercado de más rápido crecimiento en el sector de producción de alimentos para animales, incrementándose de 6 a 8% por año (Rust et al., 2010); de acuerdo con Tacon y Metian (2008), para el año 2006, la acuicultura de peces carnívoros y camarones consumieron 3724 miles de toneladas de harina de pescado (68,2% del abastecimiento mundial) y 835 miles de toneladas de aceite de pescado (88,5% del abastecimiento mundial).

Por otro lado, por efecto de la demanda, los precios de la harina y aceite de pescado se vienen incrementando de forma sostenida en los últimos años, lo que ejerce una presión sobre los precios de las dietas acuícolas.

Este escenario ha promovido la búsqueda de reemplazos sustentables para la harina y aceite de pescado en las dietas acuícolas; en este contexto, se viene explorando el uso de insumos de origen vegetal o animal (subproductos). El desarrollo y la comercialización de dietas alternativas son cruciales para la expansión sustentable de la producción de peces y camarones (Rust et al., 2010). Podemos clasificar los insumos que se vienen empleando como reemplazo de la harina y aceite de pescado en las dietas acuícolas, por su origen: vegetal y animal.

Insumos de origen vegetal:
Las plantas terrestres y acuáticas han sido consideradas como una de los principales insumos de reemplazo de la harina y aceite de pescado; sin embargo, muchos de los vegetales usados presentan una amplia variedad de sustancias antinutricionales, lo cual ha generado que se evalúen y mejoren las técnicas de procesamiento.

Al respecto, Gatlin et al. (2007) informa que los vegetales que pueden ser candidatos para incrementar su uso en las dietas acuícolas incluyen a: soja, cebada, canola, maíz, semilla de algodón, lupino y trigo. En la tabla 1 se presenta la composición proximal de estos insumos.

Tabla 01. Composición típica de varios insumos vegetales terrestres.

Ingrediente

Número internacional del alimentos

Materia seca (%)

Proteína (%)

Lípidos (%)

Ceniza (%)

Lisina (%)

Metionina (%)

Cistina (%)

Cebada

4-00-552

88

14,9

2,1

2,9

0,44

0,16

0,24

Canola

5-06-145

93

38

3,8

6,8

2,27

0,7

0,47

Maíz

4-02-935

88

8,5

3,6

1,3

0,25

0,17

0,22

Harina glúten de maíz

5-28-242

91

60,4

1,8

2,1

1,11

1,63

1,2

Harina de semilla de algodón

5-01-619

92

41,7

1,8

6,4

1,89

0,5

0,45

Lupino

5-27-717

89

39,2

10,3

2,8

1,4

0,27

0,51

Guisantes de campo

5-03-600

89

25,6

1,3

3,4

1,5

0,21

0,31

Harina de soja

5-04-612

90

48,5

0,9

5,8

3,08

0,68

0,75

Trigo

4-05-268

88

12,9

1,7

1,6

0,36

0,21

0,27

Fuente: Gatlin et al (2007).

Por otro lado, Sayed y Tacon (?) informan sobre el uso de plantas acuáticas como la Azolla sp., lenteja de agua; además de algunas macroalgas como la lechuga de mar y microalgas.

Según concluye Olvera y Olivera (2000), dependiendo de la especie y hábitos alimenticios, es factibles sustituir la proteína animal con leguminosas en la alimentación de peces. Asimismo, indica que las proteínas vegetales poseen características nutricionales adecuadas para incluirse en la alimentación de peces, y sólo requiere de tratamientos de baja tecnología o la suplementación con aminoácidos, fósforo o de enzimas, para mejorar el valor biológico del material.

Insumos de origen animal
En esta clasificación podemos incluir a los subproductos de las industrias sustentadas por animales de origen acuático (pesca) o terrestres (ganadería, avicultura).

Sayed y Tacon (?) indican que se vienen usando una amplia variedad de subproductos pesqueros en los alimentos acuícolas, entre los cuales se incluyen el ensilado de pescado y el hidrolizado de proteína de pescado, harina de cabeza de camarón, harina de krill y harina de calamar.

Feliz y Brindo (2008) reportan el uso de la harina de cabezas de camarón, cuya limitante es la presencia de quitina; sin embargo, los investigadores indican que a través del proceso de fermentación se puede reducir la quitina y ceniza en la harina de cabeza de camarón.

En cuanto a los subproductos de los animales de origen terrestre, Sayed y Tacon (?) informan que se han probado harina de subproductos de las aves de corral, harina de hidrolizados de plumas, harina de sangre y harina de carne y huesos; de acuerdo con los investigadores, a pesar del alto contenido de proteína cruda, estos insumos son deficientes en uno o más aminoácidos esenciales.

Sumathi y Sekaran (2010) exploraron el uso de los materiales de desechos proteicos proveniente de la industria de curtido, como insumo para las dietas de peces como Labeo rohita; los científicos concluyeron que no había diferencias significativas en las características de los peces que fueron alimentados con estas dietas.

En todo el mundo existe una amplia variedad de grupos de investigación que tienen como objetivo el reducir o eliminar el uso de la harina y aceite de pescado en las dietas acuícolas; a la fecha, se han logrado avances importantes en el reemplazo, gracias a la combinación de diversos insumos y la suplementación con algunos aminoácidos y minerales.

Referencias bibliográficas:

Felix, D. & A. Brindo. 2008. Fermented feed ingredients as fish meal replacer in aquafeed production. Aquaculture Asia Magazine, April-June: 33-34.

Gatlin III D., Frederic T Barrows, Paul Brown, Konrad Dabrowski,T Gibson Gaylord, Ronald W Hardy, Eliot Herman, Gongshe  Hu, Ashild Krogdahl, Richard Nelson, Kenneth Overturf, Michael Rust, Wendy  Sealey, Denise Skonberg, Edward J Souza, David Stone, Rich Wilson & Eve Wurtele. 2007. Expanding the utilization of sustainable plant products in aquafeeds: a review. Aquaculture Research 38: 551-579.
doi: 10.1111/j.1365-2109.2007.01704. x

Olvera-Novoa, M. A. y L. Olivera-Castillo. 2000. Potencialidad del uso de las leguminosas como fuente proteica en alimentos para peces. pp 327-348 En: Civera-Cerecedo, R., Pérez-Estrada, C.J., Ricque-Marie, D. y Cruz-Suárez, L.E. (Eds.) Avances en Nutrición Acuícola IV. Memorias del IV Simposium Internacional de Nutrición Acuícola. Noviembre 15-18, 1998. La Paz, B.C.S., México.

Rust, M., F. Barrows, R. Hardy, A. Lazur, K. Naughten and J. Silverstein. 2010. The Future of Aquafeeds. NOAA/USDA. 65p.

Sayed, A. & A. Tacon. ?. Fishmeal replacers for tilapia: A review. CIHEAM – Options Mediterraneennes.

Sumathi C. & G. Sekaran. 2010. Nutritional Evaluation of Animal Fleshing as a Fish Meal Replacer in Labeo rohita. Journal of Aquaculture Feed Science and Nutrition 2 (2-4): 6-10.

Tacon, A. & M. Metian. 2008. Global Overview on the use of fish meal and fish oil in industrially compounded aquafeeds: Trends and future prospects. Aquaculture 285: 146-158.