El desarrollo de la acuicultura debe cimentarse en bases sólidas, basada en fundamentos científicos y en un marco legal promotor. En este sentido, debemos evaluar el rol que debe cumplir el gobierno, los centros de investigación y las empresas.

 

El rol de gobierno (incluido gobierno nacional y locales) se enmarca en: establecer un marco legal promotor y sustentable, infraestructura de apoyo y fondos para la investigación científica. En el primer aspecto, el gobierno debe normar el establecimiento de zonas (parques acuícolas) con todas facilidades necesarias, en donde se desarrolle la acuicultura, y un marco legal que norme el acceso de los potenciales inversionistas a estas zonas y que promueva la actividad.

En cuanto a la provisión de fondos para la investigación, es una inversión social que hace el gobierno con la finalidad de promover la innovación y desarrollo; los fondos se deben brindar a Centros de Investigación en consorcio con empresas privadas, pero en base a programas priorizados que se enmarquen en los planes estratégicos de desarrollo del sector.

Los Centros de Investigación tienen la responsabilidad de apoyar al desarrollo del sector a través de la solución de los problemas de índole productiva y ambiental, la adaptación e innovación tecnológica, y en la diversificación de la acuicultura.

Las empresas tienen como rol el de invertir de forma ambiental y socialmente responsables, y respetando la normatividad vigente. Además de alcanzar los estándares internacionales para mejorar su competitividad.

Para que la acuicultura tenga un desarrollo sustentable se requiere necesariamente la participación de los tres estamentos, pero enmarcados en un plan de desarrollo del sector.