SILVIA CHAVEZ GONZALEZ
Jilotzingo (La Jornada). Criadores de truchas denunciaron que la instalación de un relleno sanitario en la comunidad San Luis Ayucan de este municipio afectará más de 30 estanques, pues se ubicará a menos de un kilómetro de sus negocios.

 

Lourdes Valdez y Carlos Cruz, productores acuícolas del ejido El Frutillal, dijeron que el gremio piscícola de la región no ha obtenido respuesta a sus dudas y reclamos sobre el vertedero por las secretarías del Medio Ambiente del Estado de México, y del Medio Ambiente y Recursos Naturales, ni del cabildo.

El Frutillal es una zona de bosques de oyamel y pinares por el que cruza el río San Luis y tiene un manantial de aguas cristalinas. Ahí ejidatarios de la región han acondicionado espacios de recreo con palapas, pastos y juegos infantiles. Cada fin de semana reciben a más de 400 visitantes del Distrito Federal y municipios conurbados que tienen oportunidad de conocer los criaderos de truchas, y también consumirlas.

"Todo esto podría terminar con el relleno sanitario", dice Lourdes, quien de su padre Porfirio Valdez César aprendió hace más de 30 años el oficio acuícola. En el estanque familiar se cultivan 150 kilos de trucha, que se sirve rellena de queso fundido, hongos y epazote, acompañada de una sopa de hongos o ensalada de verduras.

En todo el municipio existen más de 30 estanques. Los productores temen por el arribo de camiones cargados de desechos hospitalarios y domésticos al tiradero que es construido por la iniciativa privada.

"Imagínese, detrás de ellos vienen nuestros visitantes, a quienes no les quedarán ganas de regresar", advirtieron.

Ismael Márquez Romero, delegado de San Luis Ayucan, recordó que en 1992 autoridades estatales intentaron ubicar un tiradero en la región, pero la Comisión Nacional del Agua lo prohibió, pues Jilotzingo es una zona de producción de agua.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx