Ferrol (La Voz de Galicia). José Antonio Bretón, vicepresidente de Isidro de la Cal, empresa impulsora del proyecto para instalar una piscifactoría en la parroquia de Covas, cifró en unos 170 el número total de empleos que, de forma directa o indirecta, dependerán de la explotación que proyectan cerca del arenal de Ponzos.

 

En declaraciones a RadioVoz, el directivo señaló que la producción final de la instalación, que se dedicará íntegramente al cultivo de rodaballo y lenguado, será de unas 1.500 toneladas anuales. Lo que supone un 50% más que las dos granjas más grandes que actualmente están en activo.

Jose Antonio Bretón calculó que la explotación acuícola tendrá algo más de 200.000 metros cuadrados. Lo que supone un 33% más de superficie que la que actualmente ocupa la piscifactoría de Isidro de la Cal en Valdoviño. La cifra está sensiblemente por debajo de lo anunciado previamente por la Consellería de Pesca, que cifraba en 390.000 los metros cuadrados que se dedicarían a explotaciones piscícolas en el Ayuntamiento de Ferrol.

Es posible que las previsiones de la Administración autonómica incluyesen la construcción de otras plantas además de la de Isidro de la Cal, lo que explicaría la diferencia en superficie acuícola que separa los anuncios de la empresa y los del Gobierno gallego.

Sin embargo, Pesca mantiene un mutismo absoluto acerca de los detalles de su plan de explotaciones, y afirma que lo mantendrá hasta la presentación oficial de la iniciativa, momento en el que se conocerá con exactitud el volumen de la futura industria acuícola en la comarca de Ferrolterra.

Juan Antonio Bretón destacó que la instalación de la futura planta, unida a la que actualmente mantiene Isidro de la Cal en Valdoviño, podría permitir la creación de una «telaraña» de explotaciones en la comarca. La creación de empleos en un sector especializado y en expansión permitiría, según sus previsiones, incluso «exportar» profesionales de la zona.

El directivo señaló que Galicia tiene capacidad para convertirse en una «potencia» en el sector de la acuicultura. Sin embargo, advirtió que es preciso «no dejar escapar» la oportunidad que actualmente se le abre a la comunidad en este campo.

Bretón también señaló que el pescado de piscifactoría tiene cada vez «menos diferencias» con el atrapado en estado salvaje, y se remitió a las «catas» que la industria lleva a cabo para comprobar la calidad y sabor del producto.

El vicepresidente de Isidro de la Cal salió también al paso de las críticas que desde asociaciones ecologistas se han lanzado contra el proyecto de Covas. Además de recordar que la planta de Valdoviño tiene el certificado Emas de respeto al Medioambiente, el «más exigente» de la UE, señaló que se tratará de «minimizar» el impacto visual de la estructura, evitando las naves de gran tamaño y que sea visible desde largas distancias.

Aún no hay fecha, pero Bretón expresó su confianza de que «en agosto» los trámites para comenzar el proyecto definitivo estén cerrados por completo.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es