SANTIAGO, Chile (Diario Financiero).- Las aguas están un poco revueltas al interior del sector salmonero. Al trabajo que se está haciendo para detener la acción de un nuevo virus en la industria -donde el Sernapesca activó las alarmas hace unos días por la presencia del HSMI-, se suman una serie de rumores de venta o incorporación de socios sobre varias salmoneras, los que tendrían asidero a raíz de la compleja situación financiera que podrían estar viviendo algunas empresas.

Lo que describen algunos ejecutivos salmoneros es que en la actualidad la industria está trabajando con un margen de ganancia relativamente estrecho, en términos del precio de producción y los costos asociados. El costo de producir el salmón estaría en torno a los US$ 3,5 por libra (unos US$ 7,72 por kilo), mientras que puesto en Estados Unidos, por ejemplo, lleva asociado un precio de US$ 4,2 por libra (unos US$ 9,26 por kilo), margen que para algunas firmas, sobre todo las más pequeñas, es muy débil parar hacer frente a sus compromisos financieros e incluso para operar normalmente.

La baja sustantiva en los precios de las últimas semanas se debe principalmente al adelantamiento de cosechas en países productores, como Noruega y al incremento de las capturas de salmón salvaje, fenómenos que tenderían a perdurar en el mediano plazo. De ahí que en el mercado no se espera un repunte significativo pronto.

Pago de deudas


El problema que enfrenta una amplio sector de las empresas salmoneras es que a partir del próximo año deben comenzar a realizarse los primeros pagos por las renegociaciones pactadas el año pasado con la banca a propósito de la crisis del virus ISA. “Los principales pagos deben hacerse el 2012, pero todos aquellos que puedan haber “olvidado” que debían pagar sus compromisos en las fechas acordadas, por ejemplo, por haber privilegiado aumentar su producción creciendo en forma exageradamente rápida, lo más probable sería que enfrenten un problema porque los bancos hoy están mucho más sólidos en este sector, con las provisiones ya hechas y sin intenciones de ‘meter el pie de nuevo en el mismo hoyo’”, dice un cercano a las negociaciones que hubo con la banca.

Agrega que es probable que las empresas que estén viviendo situaciones complicadas ya estarían buscando alternativas y una de ellas es fusionarse con otra o buscar socios que compren participaciones a precios razonables.

En línea con eso, en el sur ya hay varios nombres de compañías sobre las que hay rumores de operaciones de este tipo, entre ellas, se menciona a Trusal, Cultivos Marinos e Invertec, aunque ninguna de ellas ha admitido que efectivamente esté avanzando en ese camino.

Este año, las exportaciones de la industria han mostrado un aumento sostenido en retornos y volúmenes. Las últimas cifras a julio hablan de envíos por US$ 1.651 millones, un 50% más que a igual período de 2010, y embarques que sumaron 211 mil toneladas, con un alza de 28%.