Las operaciones de crianza de salmón del Atlántico en el lago Victoria vienen causando preocupación entre los dueños de cabañas.

 

“Ellos vienen criando el salmón del Atlántico para las piscigranjas desde el año pasado” dijo Bette Maki, quien compro una cabaña hace cinco años. “Esto a clausurado todas las cabeceras de agua del lago y de todas las cabañas río abajo”

Maki esta preocupada por como la operación podría afectar al lago, del cual mucha gente bebe agua, y que podría pasar si es que el salmón del Atlántico escapa de las jaulas flotantes. “Si ellos escapan podrían matar a todos los peces del lago, son peces muy agresivos”.

Marine Harvest se encarga de la gestión de las instalaciones y el portavoz Clare Backman dijo que sus actividades son ambientalmente amigables. Ellos atienden a 800 000 salmones del Atlántico cada año, hasta que alcanzan seis pulgadas de longitud.

“Criamos salmón del Atlántico desde que ellos salen del hatchery hasta que tienen que trasladarse a las piscigranjas” expresó Backman. “Los peces criados en el lago hacen una transición más fácil al agua de mar. Hay menos estrés y mortalidad”.

Marine Harvest reconoce que esta operando en un lago prístino. “Tenemos un sistema pionero para la colección de los desechos” dijo Backman. “Los colectores están debajo de las jaulas. Recolectamos al menos el 60%”.

Las instalaciones cuentan con un fuerte mecanismo de prevención de escapes, incluyen redes extras y un monitoreo frecuente.