(EFE). Las dos empresas que instalaron el pasado año bateas para la cría del mejillón en aguas del Estrecho de Gibraltar, en una experiencia piloto, esperan un informe económico para poder comenzar a comercializar el producto por todo el entorno.

 

La consejera en funciones de Medio Ambiente del Gobierno ceutí, Carolina Pérez (PP), explicó que están a la espera de que le remitan un informe económico sobre el número de bateas solicitadas por las empresas 'Atunasa' y 'Mejillones Mariscos del Estrecho'.

La autorización, que tiene que ser otorgada por la Dirección de Costas, permitirá comenzar a comercializar los mejillones, tras realizar los pertinentes trámites ante la Consejería de Sanidad del Gobierno ceutí.

Las empresas mejilloneras que han instalado sus bateas en el Estrecho 'han realizado un importante esfuerzo' ya que las empresas de este sector más grandes que operan en Galicia disponen de entre 30 y 35 bateas mientras que en el caso de Ceuta superan las 70 bateas.

Las bateas se colocan en rías en Galicia y en el Estrecho en el mar 'que además golpea con fuerza', según la consejera, de ahí la dificultad en esta zona.