Vigo (Europa Press). El presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, afirmó hoy que "todavía no existe un proveedor global" en el ámbito de los productos de la pesca y auguró que su empresa "puede llegar a conseguirlo" ya que auguró que este puesto lo ocupará "uno de los que están en el top ten" del mundo.

 

Fernández de Sousa participó hoy en Vigo en el Congreso 'Competir en la Economía Global', organizado por la Asociación de Alumnos de la Escuela de Negocios Caixanova, donde ofreció una ponencia sobre la experiencia de Pescanova en el mercado internacional, dominado por las grandes distribuidoras y productores. También apuntó los retos de futuro que la empresa afrontará, según destacó, mediante el "liderazgo y la anticipación" al resto de competidores.

Así, concretó sus próximos objetivos se circunscriben a tres áreas: la pesca en altas profundidades, hasta ahora poco desarrollada; el pescado fresco, cuyo consumo va en aumento; y la acuicultura.

Al respecto de esta última recordó que, mientras que la extracción tradicional "no ha crecido" en la última década, las plantas de cultivo se presentan como la principal alternativa, por lo que consideró que "no desarrollar la acuicultura supone quedar fuera del sector" y destacó que se trata de un "reto" tanto para los productores como para los países.

Así, consideró necesario que este ámbito llegue a representar el 50% de los productos del mercado. Según añadió, la "principal tarea será dilucidar" cual de los productos llevarán al éxito en este tipo de prácticas y recordó que, entre las apuestas de Pescanova se encuentran los langostinos, mejillones, el salmón y los peces planos como el lenguado.

LIDERAZGO Y ANTICIPACION

En su intervención, Fernández de Sousa destacó que la experiencia es necesaria para asumir los retos del futuro en el modelo empresarial, ya que "se debe saber construir sobre los éxitos del pasado", por lo que abogó por el "liderazgo y la anticipación" como herramientas del éxito así como el desarrollo de "ventajas competitivas sostenibles en el tiempo" y que permitan hacer inversiones a largo plazo.

En este sentido, recordó que los recursos pesqueros son limitados pero renovables, "si están bien administrados", y explicó que la ordenación jurídica del sector es "reciente", con sólo 30 años de antigüedad. En este sentido, destacó que materias como los tonelajes de pesca autorizada (TACs) "llevan tiempo pero se están consiguiendo" y permitirán "una explotación rentable y sostenible en el tiempo".

Así, el empresario advirtió de que los recursos "no van a crecer" ni tampoco el número de empresas, ya que éstas "seguirán concentrándose", pero lo que sí se logrará será "ganar más dinero". "Estamos en los mejores caladeros y tenemos las mejores tecnologías, por lo que debemos tener los costes más bajos", lo que dará lugar, según añadió, "a un mejor escenario de rentabilidad".

Finalmente, en cuanto a las políticas empresariales, se refirió al hombre como "el mejor capital" y consideró que la peor gestión "es la que no se intenta". Asimismo, apeló a la "ilusión conjunta" a la hora de trabajar y, en cuanto a la situación de los mercados, dejó para la reflexión la concepción de China "como mercado o como competidor", al tiempo que apostó por el gigante asiático como un mercado para la acuicultura.