(El Diario de Aysén). En su reciente visita a la región, el economista y representante de la organización norteamericana Oceana, Cristian Gutiérrez, que impulsa una fuerte campaña de salmonicultura en la región, señaló que en la zona las industrias han operado de una forma abusadora y que existe una pobreza evidente en lo que respecta al manejo de información científica, para tomar decisiones en relación al resguardo medio ambiental de la zona.

 

“La industria ha operado de una manera muy avasalladora en cuanto al uso del borde costero. Creemos que sin la información científica, se están tomando decisiones de entrega de posiciones, sin mucho conocimiento del impacto que provocaría al largo plazo. Eso me parece preocupante y peligrosos y es ahí donde radica nuestro interés de participar en las decisiones y discusiones con respecto a la entrega de concesiones acuícolas en la región”, afirmó.

En esta materia Oceana solicitará a la Contraloría General de la República, que se haga parte del problema de interpretación de la Ley. “Desde nuestro punto de vista se está volviendo en una ilegalidad al otorgar concesiones acuícola a sectores aledaños en riberas de áreas silvestres protegidas, llámese reservas naturales y parques nacionales. Por lo cual pediremos a la Contraloría que dejen participar a Oceana con antecedentes científicos para proteger áreas que son vulnerables en términos ecológicos para que no se instalen centros acuícolas”, afirmó.

En este sentido señaló Gutiérrez tienen el apoyo de las instituciones medio ambientalistas y de los pescadores artesanales de la región. “Los pescadores artesanales están en pie de guerra con respecto a las industrias salmoneras, tenemos aliados importantes en lo que es uso de instrumento de gestión ambiental en la Conama, con ellos queremos seguir trabajando lo que es solidificación, lo que es diversidad, normas de calidad de agua, entre otras materias”, dijo.

El experto señaló que tampoco está claro, la situación del salmón escapado en la zona y no se ha determinado el daño que implica el escape de esta especie después del sismos de el 21 de abril pasado. “Lo que hemos diagnosticado es una pobreza tremenda en términos de la información científica disponible, para realizar una serie de herramientas de gestión ambiental”, indicó.

Estas conclusiones las hizo el economista, luego de reunirse esta semana con las directivas de sernapesca, autoridades de Conama y con organizaciones de pescadores artesanales de la región.

Fuente: http://www.diarioaysen.cl