Por: Jesús A. Rivero
Ciudad Ojeda (Panorama). Para el venidero mes de agosto está previsto el inicio de los trabajos de la que será la primera planta procesadora de camarones que funcionará como empresa de producción social (EPS) de la Costa Oriental del Lago, que integrará a las comunidades de cuatro sectores del municipio Baralt.

 

A un costo de 11,9 millardos de bolívares, provenientes del Gobierno nacional a través de Corpozulia, la empresa estará ubicada en la población de Raya Arriba, de la parroquia Pueblo Nuevo de la jurisdicción baraltense, y tendrá un área de influencia hacia las poblaciones de Raya Abajo, Loma Linda y La Leona.

“Hablamos de 700 familias ubicadas en los cuatro sectores de las parroquias Libertador y Pueblo Nuevo, las cuales podrán organizarse en cooperativas para formar parte de la empresa social”, explicó Arturo De La Cruz, presidente de Procabal, y vicepresidente de

Desarrollo Social de Corpozulia.

La puesta en marcha de la planta, con capacidad para procesar hasta 40 toneladas de camarones por día, generará alrededor de 338 empleos directos y otros 524 indirectos, que serán ocupados por las personas seleccionadas de las comunidades apostadas en los alrededores, afirmó De La Cruz.

“En su fase inicial se prevé el manejo, empacado y distribución de entre 16.000 a 20.000 kilos de camarón al día, para lo cual capacitaremos a los empleados que provendrán de los consejos comunales de cada sector”, refirió Pablo Madueño, directivo de Procabal.

Estudios

Mientras se espera por la puesta en marcha de los trabajos de infraestructura, la gerencia de Desarrollo Social de la Alcaldía de Baralt, inició a comienzos de mes el estudio de impacto socio-económico de las familias apostadas en la franja localizada entre Mene Grande y El Venado y determinar las potencialidades y limitantes de la zona.


A juicio de Maritza Durán, jefa de la gerencia, el involucramiento de los consejos comunales “permitirá establecer el impacto a estos núcleos familiares mediante la capacitación de acuerdo a sus necesidades laborales, y que además incluirá la consolidación de los servicios básicos para mejorar su calidad de vida”.

Entre las comunidades beneficiadas la esperanza se sitúa en poder alcanzar un empleo estable que garantice el pan de sus hijos: “Ahora podremos diversificar nuestras actividades dedicadas únicamente a la agricultura o en las haciendas de la zona”, auguró Jairo Oropeza, obrero del sector Raya Abajo.

A Noris Vielma el anuncio de la colocación de la planta cerca de su vivienda en La Leona la permitirá a futuro ampliar la bodega en la que ofrece desayunos caseros: “Esta es la única vía que conectará desde Mene Grande a la planta, por eso podemos colocar mesitas y toldos para que los camioneros puedan parar y fortalecer el ingreso de dinero para mis hijos”.

Además de las comunidades, los pescadores que hacen vida diaria en el Lago de Maracaibo también tendrán la oportunidad de ofrecer el fruto de su trabajo para el procesamiento de la especie.

“Manejaremos un mercado internacional establecido, lo que garantiza la puesta en vitrina del producto de Procabal, por eso confiamos en que los pescadores se agrupen en cooperativas para lograr cumplir con los parámetros de selección”, indicó Madueño.
Pablo Yedra, pescador de San Timoteo, planteó la necesidad de hacer una reunión de inducción con la directiva de la planta: “Queremos saber cuál es la cantidad, el tamaño o la calidad del camarón a procesar, para así poder competir con las grandes fincas de Baralt y participar en el mercado venezolano e internacional”.

Al respecto, Vicenta Cegarra, coordinadora de Corpozulia en la zona Sur, señaló que los principales clientes se basan en cinco granjas cultivadoras: “Pero estamos abiertos a recibir el producto de los pescadores locales porque el principal interés es beneficiar a la mayor cantidad posible de moradores de la jurisdicción”.

Fuente: http://www.panodi.com