SAN PEDRO SULA, Honduras (La Prensa).- Las exportaciones del sector pesquero y acuícola del país esperan tener un crecimiento sustancial a partir del 2012 debido a la diversificación que ha iniciado en distintos sectores.

De acuerdo a datos de la Secretaría de Agricultura y Ganadería, SAG, Honduras es la nación con el primer lugar en actividad acuícola y pesquera, por lo cual impulsarán ese sector para lograr mayores exportaciones.

“Es un sector  al que le estamos apostando bastante, tanto así que hemos trabajado en los últimos meses en la elaboración de un proyecto de ley acuícola y pesquera que está en el ministerio de la Presidencia, en análisis, para ser remitido en el Congreso Nacional”, informó le ministro de la SAG, Jacobo Regalado.

Las ventas hacia la Unión Europea y Estados Unidos se verán beneficiadas, ya que son los principales mercados para los productores nacionales. “Esos países están a muy atentos a lo que Honduras hace para fortalecer y garantizar un uso sostenido del recurso y un aprovechamiento adecuado de los recursos marinos del país”, añadió Regalado.

El Ministerio trabaja actualmente en tres especies: pulpo criado en cautiverio, pepino de mar y robalo. “Estamos montando un programa piloto que tendrá dos fases, una en el Pacífico y una en el Atlántico con el apoyo técnico de México. Con el robalo en cautiverio también se realiza un proyecto similar, y próximamente se realizará el pepino de mar. Lo que queremos es diversificar la parte de la acuicultura”, reafirmó Regalado.

Juan Carlos Ordóñez, viceministro de esa cartera de Estado, informó que alrededor de 200 mil dólares se invertirán en el proyecto piloto de cultivo de robalo en Honduras, que forma parte de la diversificación de la actividad acuícola. El funcionario indicó que este proyecto se implementará a nivel nacional, beneficiando a unos 300 productores del país y generando  cerca de 25 millones de dólares anuales.

De acuerdo a las autoridades, en Honduras existen unas cinco especies de robalo que pueden llegar a pesar en promedio de 2.27 a 3.6 kilos y alcanzar un máximo de 24 kilos. Otro de los esfuerzos que se realiza es el acercamiento con la oficina del Fondo Mundial de la Vida Salvaje (WWF, en inglés) para poder fortalecer el manejo de las especies y asegurar que el inventario de los recursos no se reduzca por sobreexplotación y mal manejo.

“El crecimiento del sector pesquero va a depender de la agresividad de la producción, y en eso es lo que trabajaremos a partir del 2012”, sentenció Regalado.

Camarones
El sector camaronero del país, a pesar de los problemas de lluvia que sufrieron en octubre, cerró con cifras bastante positivas, mientras en años anteriores se registraron unos 200 millones de dólares en ingresos, este año la proyección es de 180 millones de dólares.

La cifra fue confirmada por Marco Polo Micheletti, director de la Asociación Nacional de Acuicultores de Honduras (Andah), quien dijo que a pesar de las pérdidas del 10% de la producción debido a las lluvias, se exportaron 48 millones de libras del crustáceo. Debido a fenómenos naturales, el sector registra una pérdida de unas 2 millones de libras.

Para los camaroneros, mejorar las exportaciones pasa por superar desafíos como concretar la apertura del comercio con Europa. “Tenemos aspiraciones de entrar a los mercados más grandes para mejorar la productividad de la zona y buscamos expandir el cultivo en la zona sur, pero realmente lo que necesitamos es lograr mayor tecnología y valor agregado”, dijo Micheletti.

En el sur, donde se concentra buena parte de la producción, hay unos 300 pequeños  y grandes productores, que generan al menos 25,000 empleos directos y 125 mil indirectos. 

Europa mantiene negociaciones
Los Estados de la Unión Europea y la Comisión Europea iniciaron en Bruselas largas y difíciles negociaciones sobre las cuotas de pesca con un diferendo claro sobre el bacalao del Mar del Norte.

La Comisión desea endurecer las reglas del plan de recuperación de stocks de bacalao, en vigor desde 2008 en el Mar del Norte y en al oeste de Escocia.

Bruselas quiere obligar a los buques pesqueros que lo pescan accesoriamente en sus redes a reducir los días en el mar de la misma manera que aquellos buques que salen a pescar únicamente bacalao.

Francia, Alemania y Gran Bretaña se oponen, según diplomáticos. La medida significaría que la pesca terminaría en enero para los buques escoceses y en abril para los franceses.

En cuanto a los pesqueros españoles, que debieron cesar sus operaciones el miércoles en las costas de Marruecos, luego de que el Parlamento europeo rechazara un acuerdo de pesca con el reino, obtuvieron alzas de 110% de sus cuotas de rape y de pescadilla azul del norte.

La ministra de Pesca española, Rosa Aguilar, se manifestó “muy feliz” por estos resultados.

Al tiempo que los ministros de Pesca de la Unión estaban en plenas negociaciones, un grupo de militantes ecologistas del WWF se manifestaron disfrazados de sirena y de peces para instar a la UE a respetar las recomendaciones científicas.

“Si los ministros continúan autorizando el pillaje de nuestros mares, pronto ya no habrá más pescado y muchos pescadores estarán desempleados”, denunció Saskia Richartz de Greenpeace.