Portoviejo (La Hora). La producción del pez tilapia roja podría ser una realidad próximamente, si un estudio de impacto ambiental determina la factibilidad de iniciar su cultivo a escala considerable en el embalse de la represa La Esperanza (cantón Bolívar).

 

La iniciativa de hacer el estudio forma parte de los objetivos de la Mesa de Concertación de Pesca Artesanal, en la cual participan actores públicos y privados del sector en el análisis y planificación de su desarrollo.

Luis Bowen, técnico de la Dirección de Gestión Ambiental del Consejo Provincial de Manabí (CPM), explicó que ese ente ya ha recopilado datos sobre las personas que se dedican a la captura de tilapia en el embalse La Esperanza.

Con esa información, tomada de comunidades como El Corcovado, Zapote, El Tigre,
Bejuco, Riochico, Puerto Alto y otros, buscarán realizar el estudio de impacto ambiental con ayuda internacional.

    
Financiación

El proyecto, que estaría por los cinco mil dólares, podría financiarlo la Agencia Alemana de Cooperación y Desarrollo (GTZ), que ya trabaja en varios proyectos en la provincia.

Bowen añadió que teniendo ese estudio se entablarían diálogos con las autoridades de la Corporación Reguladora del Manejo Hídrico de Manabí (CRM), que se encarga de la administración del embalse.

El técnico indicó que es importante la determinación de las consecuencias ecológicas antes de emprender el proyecto, ya que este pez es de muy fácil reproducción y es considerado depredador.

Comentó, además, que la Asociación Pesquera “13 de Noviembre” del embalse La Esperanza, es la que ha promovido la iniciativa para el cultivo de este pez en jaulas flotantes y con técnicas de control y sustentabilidad. Se comentó que empresas como Pronaca estarían interesadas en comprar el producto.

Mesa de concertación tiene su ruta

En el ámbito pesquero, la Mesa de Concertación ya tiene su plan de trabajo de este año, en el cual se detallan diversas estrategias para fortalecer la pesca artesanal.


Entre los objetivos está el establecimiento de una cadena de frigoríficos que permita a los pescadores mantener en frío sus productos y venderlos cuando haya mejor precio, librándose de los intermediarios.

Por otro lado se plantea la capacitación como tema fundamental del desarrollo, especialmente de la asociatividad real y efectiva a la hora de gestionar acciones. Para esto hay un presupuesto de 10 mil dólares de la GTZ  y un consultor elaborará todo el material y los temas para la preparación.

Además se pretende tener listo, para diciembre de este año, todo el análisis y tabulación de los censos pesqueros que se han realizado en  la costa manabita desde el año pasado. Próximamente se concluirá con Manta y San Vicente, los dos lugares donde falta recopilar los datos.

Fuente: http://www.lahora.com.ec