La Habana (DTCNews). La industria pesquera cubana impulsa el desarrollo del programa de acuicultura, con el propósito de responder a la creciente demanda de alimentos en el mercado interno y la exportación.

 

Como parte de esa política, se ejecutan estudios genéticos y de especies más resistentes, con el propósito de concretar un crecimiento superior a las 10 mil toneladas en las capturas.

La actividad se realiza en embalses con el método extensivo, para de esa forma aprovechar los grandes depósitos de agua existentes en el país.

Asimismo, se aprovechan estanques construidos en tierra y en jaulas flotantes, estas últimas localizadas en el mar, con lo cual se fomenta la cría de variedades de agua salada.

Unido al incremento en los volúmenes de captura se amplía la infraestructura de procesamiento, para aportar así valor agregado al producto final con destino al consumo.

Fuente: http://www.dtcuba.com