Escocia.- Los proveedores escoceses e irlandeses de ostiones (vieiras) usados en los restaurantes más finos de todo el país, se encuentran en riesgo de dejar el negocio debido a la draconianas regulaciones de la Unión Europea (UE).

De acuerdo con el medio Catererer and Hotelkeeper, la reglas, que fueron reforzadas durante el año pasado, se han hecho sentir entre los proveedores, debido a que les impiden vender ostiones enteros, vivos, a un precio mayor que la carne de ostión.

Los proveedores de Escocia, incluido la Ethical Shellfish Company y Keltic Seafare, han planteado el problema con Mike Russell y esperan conseguir que el Secretario para Asuntos Rurales y Medio Ambiente para Escocia, Richard Lochhead lo evalué.

De acuerdo con la legislación, los ostiones deben ser analizados para determinar la presencia de toxinas de algas, que si está por encima de cierto nivel puede causar intoxicación alimentaria. El límite actual establecido por la UE para la carne de ostión es de 20 microgramos por gramo.

El problema es que este nivel es aplicado no sólo a la carne de ostión, también a los ostiones con concha, requiriendo que se han mezclados en su totalidad antes de ser evaluados, incluido las vísceras, lo cual, a diferencia de las ostras o mejillones, se remueven antes de ser cocinadas.

“Como todas las toxinas en los ostiones se encuentran en los intestinos, ellos no pasaran las pruebas, y por consiguiente no serán comercializados” explicó Juliet Grieve, quien dirige la Ethical Shellfish Company en la isla Mull.

“Pero nadie ha resaltado que se eliminan las vísceras de los ostiones antes de su cocción, por lo tanto las partes contaminadas son removidas. Esta ley proviene de Bruselas y viene siendo aplicado a todos los bivalvos, sin tener en cuenta los pequeños detalles”.

Esto fue respaldado por Alasdair Hughson, director de Keltic Seafare, quien es proveedor de 400 restaurantes en el sur de Inglaterra y Escocia, quien manifestó: “Nos gustaría que esta legislación sea revisada debido a que es muy general”.

Hughson agregó que se han visto forzado a vender los ostiones sin concha en vez de entero, lo cual devalúa el producto a una fracción de su precio. “Esta es una amenaza real para nuestra industria y hemos visto que numerosos proveedores han dejado el negocio debido a que esto directamente afecta a sus ventas o ellos no pueden afrontar las pruebas regulares” resaltó él.

Grieves agregó: “El buceo para extracción de ostiones es una de las formas más sustentables de pesca, pero hace que el producto sea mucho más caro y esto es una preocupación para nosotros. Tenemos miedo por el futuro de nuestro negocio y también de la industria debido a que esto nos pone enormes restricciones”.