Los científicos de la Universidad RMIT vienen trabajando en con expertos de Vietnam en Melbourne, Australia, con la finalidad de desarrollar una vacuna para la bacteria Edwardsiella ictaluri y así incrementar la rentabilidad de la crianza de la crianza del catfish variedad basa en Vietnam.

  

El profesor Peter Coloe de la Universidad RMIT y el vietnamita candidato a PhD Phan Ngoc Thuy están trabajando en la recolección de especies de peces en Vinh Long and Can Tho, en Vietnam, para inmunizar a los peces contra la Edwardsiella ictaluri, el agente causante de la septicemia intestinal, una enfermedad causada por organismos patógenos o sus toxinas en el torrente sanguíneo.

Cole y Thuy intentan desarrollar un producto que pueda ser administrado mediante la inmersión de los alevinos en agua conteniendo la vacuna, y luego ubicar a los peces en estanques para su protección hasta la cosecha.

El centro de la estrategia de investigación es crear una cepa de bacteria que pueda penetrar al pez e inducir la inmunidad, pero sin infectar al pez.

La mejor vacuna constituye a la Edwardsiella ictaluri viva, el cual estimula todos los tipos de inmunidad, y así da a los peces una mayor protección que una vacuna compuesta por una bacteria muerta.

Coloe dijo que este enfoque es un método establecido en el desarrollo de vacunas veterinarias. El mismo procedimiento de investigación viene siendo usado para inocular a los pollos con la bacteria salmonella.

El jefe de Ciencias Aplicada de la Universidad RMIT, dijo que la universidad espera ayudar a los jóvenes científicos de Vietnam, a solucionar los problemas que desafían a los acuicultores.

“La acuicultura es un elemento crítico del programa de globalización de Vietnam en  el nivel macro, y el bienestar de 10 000 hogares en el nivel micro es influenciada por la productividad de sus granjas” dijo Coloe.

Coloe y Thuy creen que el exceso de piscigranjas puede contribuir a la diseminación de la bacteria. Ellos compararon dos estanques, sembrados con 90 y 30 peces m-3, respectivamente, y evaluaron los modelos de alimentación en ambos.

Thuy dijo que en el estanque con 90 peces m-3, la calidad del agua disminuyó, la eficacia de la conversión de nutrientes disminuyo y se registro un gran número de peces que eran afectados por la enfermedad.