VIGO, Espala (Faro de Vigo).- Poca demanda, especialmente en las principales ciudades españolas, y una gran oferta de pescado derivada de las abundantes descargas de la propia flota en esta época del año. Ambas circunstancias unidas se traducen este mes de enero en la lonja de Vigo en los precios de primera venta más bajos "no ya del año sino de los últimos dos o tres años" y que sitúan las tarifas para las principales especies –las de Gran Sol o las de mayor valor económico– en valores incluso por debajo de la mitad de la media de los últimos meses.

Tal es el diagnóstico que ofrece Francisco Mosquera, presidente de la Asociación de Comercializadores de Pescado del Puerto de Vigo (Acopevi), quien suma a las causas de la actual situación la mayor entrada de pescado de importación procedente de países como Irlanda, Francia, Holanda o Escocia.

El acusado descenso de precios lo concreta Mosquera en varios ejemplos de especies emblemáticas. Es el caso de la merluza, que "casi no tiene ni precio". Así, indica que "la de kilo, del pincho, se está pagando a entre 1,5 y 2 euros el kilo cuando lo normal es que estuviera entre 4 y 5 euros. Para el caso de la de mayor tamaño, cuya cotización promedio se situaría entre los 10 y los 12 euros por kilo no supera en la actualidad los 5 o 6 euros en la lonja. Similares proporciones padecen otras especies, como el rape, que estos días se cotiza en la rula viguesa a entre 4 y 4,5 euros por kilo cuando su promedio de los últimos meses se acerca a los 8 euros. Mientras, el rapante grande, no se cotiza ahora a más de 5 o 6 euros por kilo frente a los 14 de su promedio y el de menor tamaño "casi no tiene ni precio". Para las especies de mayor valor económico la situación no es muy diferente y, así, el mejor lenguado de la ría no supera estos días los 10 euros por kilo frente a los 15 en que se situaría su precio en los meses precedentes mientras que el mero, una de las especies de mayor cotización y que se pagaba hace unos días hasta a 30 euros no supera ahora los 10.

La situación de los precios en la lonja de Vigo –la prinicipal de España y Europa– parece ser indicativa de lo que sucede en el resto del país y es que ayer mismo la propia patronal pesquera española Cepesca denunciaba la notoria bajada de precios del pescado en primera venta en España y que cifraron en un 56% respecto a 2008.

Así, Cepesca citó ejemplos como la merluza, que en las segunda semana de enero se vendió en origen (lonjas) a 5 euros el kilo, un 54 % menos que la misma semana de hace cuatro años, según datos del Observatorio de Precios de los Alimentos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Lo mismo ocurre con el jurel, con 0,58 euros, un 56% menos que en 2008; gallo, a 5,78 euros (-43 %), bacaladilla (-27,6 %) o pescadilla (-23 %).