México (Uniradio).- Investigaciones orientadas a mejorar la industrialización de especies marinas, como el calamar gigante y el ostión, y brindarles mayor valor agregado, son algunos de los proyectos que en el Departamento de Investigación y Posgrado en Alimentos (DIPA)  que desarrolla Wilfrido Torres Arriola.

Entrevistado en el programa radiofónico universitario "Alimentación, problema de nuestro tiempo", el docente investigador señaló que en el caso del calamar gigante trabajan en la deshidratación y condimentación de tiras de esa especia, a fin de obtener una botana que más adelante se logre comercializar.

Reveló que la producción de calamar gigante en Sonora está destinada en su mayoría al mercado asiático de exportación, y las ganancias económicas para los pescadores no son muchas, y por ello buscan opciones que les permitan ofrecer un producto con valor agregado, ya que este cefalópodo es poco consumido en la entidad, y principalmente se comercializa fresco.

Comentó que se le llama calamar gigante porque su rápido crecimiento lo lleva a alcanzar una talla de casi dos metros de longitud y un peso de 20 a 25 kilos, mientras que otras especies, específicamente de aguas frías, crecen sólo de 10 a 20 centímetros.

Torres Arriola dijo que en el caso del ostión, éste sí es de alto consumo en la región, pues resulta muy atractivo para los comensales, aunque es altamente perecedero, pues su principal presentación es fresco y es poca cantidad la destinada al enlatado o en salmuera.

"Por este motivo —indicó—, estamos trabajando con los ostiones de menor talla, que no son susceptibles al mercado de exportación, para obtener productos cocidos y embasados en medio acuoso, a fin de que sean comercializados a un precio no tan elevado, en comparación con la presentación en fresco".