Madryn (Diario de Madryn). Un grupo de alumnos de la Escuela Municipal de Pesca Juan Demonte tomaron parte de una clase teórica con el secretario de Ecología y Medio Ambiente de la comuna, Raúl Arranz y posteriormente realizaron una visita a la Planta de Tratamiento de efluentes líquidos cloacales en la Cota 130, sitio en el que también estuvo presente la subsecretaria de Educación de la comuna, Alejandra Marcilla.

 

El objetivo de este trabajo es el desarrollo del proyecto elaborado por los alumnos de referencia que fuera presentado en un concurso diseñado por el Ministerio de Educación de la Provincia y la Subsecretaría de Pesca logrando obtener el segundo premio establecido en el mismo. El proyecto plantea la factibilidad de uso de aguas residuales de tipo industriales y urbanas para acuicultura en la zona.

Los beneficiarios directos que se plantean son los alumnos correspondientes al segundo y tercer año de la Escuela Municipal de Pesca que se encuentran cursando espacio correspondiente al itinerario en acuicultura, y la población en su conjunto como beneficiarios indirectos. Se parte de la premisa de que la ciudad se encuentra en una zona semi árida, con precipitaciones que no alcanzan los 200 mm anuales y el cuerpo de agua dulce más cercano es el río Chubut, distante a sesenta kilómetros; por lo que se desprende que un emprendimiento  de acuicultura con agua potable sería un verdadero despropósito y de nula factibilidad. En la ciudad se producen dos tipo de aguas residuales, las correspondientes a los procesos de producción en las plantas pesqueras que reciben un tratamiento por medio de sistemas de barros activados, y las domiciliarias que son tratadas en un sistema de lagunas de estabilización durante el cual la materia orgánica es removida por procesos biológicos dando como resultado una importante masa de fitoplancton y zooplancton, con una fuerte producción de oxígeno.

El proyecto propone el estudio de factibilidad de uso de este tipo de agua para el cultivo de salmónidos u otras especies de interés comercial así como lograr el reconocimiento y la participación activa de la institución en la sociedad y más específicamente con entidades del ámbito pesquero y científico; investigar las características biológicas, químicas y físicas del agua residual urbana y la procedente de las industrias pesqueras y desarrollar actividades experimentales que permitan el mejoramiento de las aguas de tal manera que posibiliten el aprovechamiento para actividades de cultivo. El objetivo pedagógico es propiciar espacios posibles para la práctica activa por parte de alumnos, de técnicas y métodos afines con la formación de la institución.

En su primera etapa –que ha comenzado a desarrollarse ahora- el proyecto contempla la capacitación de los participantes en los temas relacionados con las tareas que se ejecutarán: recolección, análisis y caracterización de aguas, cultivos de salmónidos, estadística, diseño experimental y normativas vigentes. La segunda etapa comprende la caracterización físico-química de las aguas residuales y salobres con las que se experimentará el cultivo de salmónidos y están orientadas a obtener información acerca de las aptitudes de este tipo de aguas para el mencionado cultivo ictícola. Para el año en curso se aspira a determinar la factibilidad del cultivo de salmónidos en la zona; las posibilidades del uso de aguas residuales en emprendimientos acuícolas; identificar los problemas asociados con la cría referida y diseñar estrategias que permitan superarlos; crear espacios que posibiliten a alumnos y docentes desarrollar prácticas específicas afines con su formación y construir desde la Escuela lazos sólidos con otras instituciones de la zona que logren el crecimiento conjunto y el reconocimiento social.

Fuente: http://www.diariodemadryn.com