LIMA, Perú (Inforegion).- Si los gobiernos locales o regionales de Ucayali, San Martín y Loreto no adoptan las decisiones políticas del caso para industrializar y darle valor agregado a lo que se produce en las granjas piscícolas de la amazonía peruana y del Valle de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE) se corre el riesgo de una sobreproducción.

Así lo advirtió el presidente del Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP), Luis Campos Baca, quien destacó las enormes potencialidades que tiene la piscicultura como una herramienta eficaz de lucha contra la pobreza.

“Casi en toda la amazonia va a haber sobreproducción de peces en un par de años porque los estanques están siendo llenados con semillas de peces. Por ello, hay que pensar en planes de desarrollo para ahumarlos, congelarlos, conectarlo a los mercados regionales y comercializarlos”, afirmó.

En entrevista con INFOREGIÓN, Campos Baca consideró que la piscicultura puede resolver el problema alimentario en toda la amazonia peruana ya que en siete u ocho meses el productor ya come lo que produce.

Agregó que una muestra de ello es el trabajo que el IIAP realiza con, prácticamente, todas las comunidades indígenas. “Tenemos hasta un centro de capacitación con los aguaruna huambisa. Ellos manejan directamente este centro y reproducen gamitana y boquichico. Y en el VRAE tenemos dos piscigranjas de gran producción”, detalló.

Próximas inauguraciones

En el diálogo con INFOREGION, Campos Baca anunció la próxima inauguración de varios laboratorios así como la habilitación de importante infraestructura en diversos puntos de la selva peruana.

Así, informó que en marzo se inaugurará en Madre de Dios el gran complejo de investigación para el desarrollo de la castaña, el jebe y la piscicultura; y en Pucallpa, el gran laboratorio de investigación en acuicultura, repoblamiento de cuerpo de aguas y camu camu.

Entretanto, en San Martín se inaugurará el gran centro de investigación en Bello Horizonte, que también será un centro de capacitación para agricultores y comunidades nativas. “Allí vamos a trabajar el tema de acuicultura, sacha inchi y biocombustibles”, explicó Campos Baca.

Según indicó, con la puesta en funcionamiento de estos laboratorios ya no se tendrá que enviar al extranjero las muestras de nuestra rica diversidad biológica para su estudio y, por lo tanto, se evitará los riesgos de la biopiratería.