Galicia (El Pais). Las nuevas piscifactorías que se construyan en Galicia lo harán en terrenos adquiridos previamente por la Administración, que adjudicará las concesiones a los proyectos que mejor se adapten a los diversos emplazamientos.

 

Este procedimiento está recogido en el proyecto del Plan Galego de Acuicultura, que hoy comienza su fase de exposición pública. "Lo fundamental del plan es que demuestra que es posible hacer acuicultura sin destrozar el paisaje y el medio ambiente", afirma Carmen Gallego, conselleira de Pesca e Recursos Marinos, principal responsable del plan.

El proyecto del Plan Galego de Acuicultura permanecerá en exposición pública durante 45 días. A partir de mañana podrán presentarse alegaciones al mismo durante ese periodo, al que sucederá su aprobación por el Consello de la Xunta.
El proyecto sustituye al Plan de Parques de Tecnoloxía Alimentaria aprobado por la Xunta del PP en 2005, cuando ya estaba gobernando en funciones. Esta normativa admitía la construcción de granjas marinas en espacios de la Red Natura, como el polémico proyecto de Pescanova en Cabo Touriñán, pese al compromiso contraído en el marco de la Unión Europea por los Estados miembros de adoptar todas las medidas necesarias para garantizar la protección y evitar el deterioro de los espacios incluidos en la citada red ecológica.

El Plan de Parques de Tecnoloxía Alimentaria se asentaba en un 27% de su extensión en espacios de la Red Natura. El nuevo plan, que prevé una ocupación total de 3.175.150 metros cuadrados de litoral, de los que 1.093.300 son de nueva incorporación, sólo invade el 1,8% de los espacios de protección ecológica, insoslayable "porque ya hay industrias instaladas en ellos", afirma la conselleira Carmen Gallego.
Ubicaciones alternativas

Los trabajos para llegar al actual proyecto normativo de la acuicultura comenzaron hace un año, a partir del visto bueno dado por la Xunta a la revisión del plan anterior. Previamente los empresarios del sector fueron informados de las intenciones del Gobierno gallego de hacer compatible la explotación acuícola con el respeto por el medio ambiente. La Consellería de Pesca ha negociado con las empresas que proyectaban instalarse en espacios de la Red Natura emplazamientos alternativos, tanto con Pescanova como con Stolt Sea Farm o Isidro de la Cal.

"Ninguno de los proyectos empresariales cumplía los requisitos establecidos en el propio Plan de Parques de Tecnoloxía Alimentaria, fuera por los volúmenes edificables, por vulnerar las normas urbanísticas o por atentar contra el medio ambiente. Eso es lo que le hacía inservible", señala Carmen Gallego. "Ayuntamientos, organizaciones ecologistas o particulares habían puesto ya en marcha una serie de procedimientos contencioso-administrativos que ahora el nuevo plan anula, dotando de seguridad jurídica a los proyectos empresariales".

En el proyecto normativo que ahora se expone han trabajado las consellerías de Pesca, de Política Territorial y de Medio Ambiente. El Consello de la Xunta lo aprobará cuando concluya el plazo de alegaciones y evalúe las que se hayan presentado para su incorporación o no al texto definitivo.

Los proyectos empresariales que se presenten a partir de entonces seguirán un procedimiento concursal. La Xunta será la titular de los terrenos donde se asienten y otorgará las adjudicaciones a los proyectos más adecuados a cada entorno.

Fuente: http://www.elpais.com