(Informativos Telecinco).Una marea roja invade estos días las rías gallegas. No hay movimientos en sus bateas. Se ha detectado en las aguas una toxina que afecta a uno de los productos estrella: el mejillón.

 

En una semana se han cerrado el 75 por ciento de los polígonos de producción. Afortunadamente, todo el producto que está en venta ha sido extraído antes de la marea roja.

En los laboratorios se realizan controles diarios. Sólo por procesos naturales desaparece la toxina diarreica. "Los vientos del norte serían favorables porque ayudan a desplazar las capas superficiales", asegura Xosé Manuel Romarís, director de INTECMAR.

Si la toxina persiste, conserveras y productores se enfrentan a una grave crisis ya que supondría paralizar las ventas en temporada alta, cuando llegan los turistas.

Desde el sector se tranquiliza al consumidor: todo el mejillón que está en venta ha sido extraído antes de la marea roja.

Los análisis continuos permitirán saber la evolución de la toxina y la posibilidad de abrir la extracción en los próximos días.

Fuente: http://www.informativos.telecinco.es