WASHINGTON, EEUU.- Las fotos de peces con llagas incrementaron las preocupaciones sobre los efectos ambientales a largo plazo de derrame petrolero de BP; pero los funcionarios de salud federales dijeron que los alimentos de origen acuático del Golfo de México que se vienen comercializando son seguros para consumir.

Después de todo, los peces enfermos no se pueden vender, dijo el Dr. Robert W. Dickey, quien jefatura el Gulf Coast Seafood Laboratory de la Food and Drug Administration (FDA).

“Es importante enfatizar que estamos hablando de un bajo porcentaje de peces” resalto Dickey. “Esto no representa un peligro de seguridad de los alimentos de origen acuático”.

Dos años después del derrame petrolero, los científicos citaron lesiones y otras deformidades en algunos peces del Golfo como una señal relacionada con el daño ambiental.