Paris (EFECOM). El ministro francés de Agricultura y Pesca, Michel Barnier, manifestó hoy que contempla presentar un recurso ante el tribunal de justicia de las Comunidades Europeas contra la decisión de la UE de aumentar el tamaño mínimo de las capturas de atún en el Mediterráneo.

 

Según un comunicado del Ministerio, Barnier estudia "examinar la posibilidad de presentar un recurso ante el tribunal de justicia de las Comunidades Europeas contra el reglamento del Consejo" Europeo, que prohíbe la utilización de una técnica tradicional de captura de atún debido a que se pescan ejemplares de pequeño tamaño.

Unos sesenta pescadores franceses de atún se concentraron hoy en el puerto de Marsella (sureste) para protestar por el aumento del tamaño mínimo de las capturas, que les impone la Unión Europea, y reclamar el mismo trato que sus homólogos de

España o Croacia.

Los representantes pesqueros se reunirán mañana con uno de los consejeros del presidente francés, Nicolas Sarkozy, que irá a Marsella para la inauguración oficial de una línea de tranvía.

El responsable del Sindicato de Atuneros Mediterráneos, Mourad Kahoul, que había contemplado la posibilidad de bloquear el puerto de Marsella y el de Fos-sur-Mer, explicó que la principal reclamación es un trato igual al de los españoles o croatas.

Según Kahoul, la UE ha acordado una derogación a los pescadores españoles para que puedan pescar atunes de 6,4 kilos y a los croatas de 8 kilos, mientras que a los franceses les obliga a capturar ejemplares de más de 30 kilos.

Kahoul se quejó además de que los pescadores franceses han tenido que dejar de pescar atún desde el pasado día 30, mientras que los españoles y los croatas podrán seguir faenando hasta el 15 de noviembre.

Por otra parte, Barnier añadió, en su comunicado, que ha tomado nota de la opinión contraria emitida por el Comité científico, técnico y económico de la pesca sobre la captura de anchoa.

El ministro anunció que en los próximos días iniciará una ronda de visitas a sus colegas europeos con vistas a la próxima reunión en Bruselas del comité de pesca y de piscicultura.

Los expertos recomendaron el pasado viernes el cierre total de la pesca de anchoa en el Golfo de Vizcaya al menos hasta julio de 2008.

España respalda esa medida, mientras que Francia aboga por mantener una pequeña cuota para que el sector pueda seguir viviendo.