(Diario del Agro). Exitosas han resultado las investigaciones que financia la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) para encontrar un producto alternativo no contaminante, y de bajo costo, para atacar la presencia del hongo Saprolegnia sp., que se presenta en la mayoría de los centros de cultivo de salmones en el país y que causa del 15 al 25% de mortalidad de las ovas, con pérdidas anuales de US$ 3 a 4,5 millones para la industria nacional.

 

El proyecto FIA, que desarrolla la Universidad Católica de Valparaíso, propone el uso de aceite esencial de tomillo (Thymus vulgaris) para el control y prevención de la saprolegniosis, como una alternativa al verde malaquita, el compuesto más efectivo para combatir este hongo, pero que es un agente cancerígeno y cuyo uso está prohibido en Chile, Estados Unidos y Europa.

El empleo de este producto natural es compatible con los requerimientos de algunos mercados consumidores que ponen cada vez más exigencias en materia de condiciones y manejo de los peces. La iniciativa de FIA se inserta en lo que se denomina “acuicultura sustentable”.

El año pasado las exportaciones de salmones chilenas sumaron US$2.207 millones, con un incremento de 28% respecto de 2005. De ese total, el 35,9% correspondió a ventas a Estados Unidos y 32% a Japón.

Rodrigo Vega, director ejecutivo de FIA, señala que debido a la importancia económica que la industria del salmón reviste para el país, “resulta fundamental favorecer la producción limpia en la acuicultura mediante el uso de plantas medicinales, como el tomillo en este caso, experiencia que beneficiará no sólo a la industria salmonera, sino que también impulsaría la producción de plantas medicinales, dándole así mayores posibilidades de desarrollo a su cultivo”.

PRUEBAS PILOTO

El proyecto apoyado por FIA tiene su centro de investigaciones en el Laboratorio de Cultivo de Peces y Alimentación para la Acuicultura de la Escuela de Ciencias del Mar de la Universidad Católica de Valparaíso, entidad que ha desarrollado pruebas pilotos en diversas regiones con la colaboración de empresas del rubro como Cetecsal, Luxcamp y Nutriservice.

Los investigadores evaluaron en forma exitosa la tolerancia de ovas y alevines de salmón, y de trucha arcoiris frente a distintas concentraciones de aceite de tomillo, en un tratamiento preventivo y curativo del hongo que en los centros de cultivo puede producir la muerte de hasta el 25% de la población de estos peces.

La tolerancia se midió a través de la realización de baños y la incorporación del aceite en el alimento de los peces. En ambos casos, y a ciertas dosis de concentración del tomillo, disminuyó la presencia del hongo.

Al término de la investigación, sus resultados serán difundidos por FIA, con el objeto de que los interesados puedan apreciar las ventajas y desventajas del uso del aceite esencial del tomillo en el tratamiento de los salmones atacados por el hongo.

¿QUÉ ES EL TOMILLO?

El tomillo es una planta medicinal cuyo uso en Chile data desde algunos siglos atrás y su cultivo se encuentra en jardines y huertas, especialmente del sur del país. Posee propiedades curativas que lo hacen apropiado para tratar problemas digestivos, respiratorios, bucales, menstruales, de reumatismo y trastornos del sueño. También se utiliza como cicatrizante y antiséptico.

En los últimos años, diversas investigaciones han demostrado sus cualidades. En 2005, por ejemplo, otra investigación de la UC de Valparaíso, también apoyada por FIA, verificó que los extractos secos y aceites esenciales presentes en el tomillo poseen propiedades antioxidantes y antibacterianas, útiles para la salud humana y la conservación de los alimentos.

Fuente: http://www.diariodelagro.cl