(El Tiempo). La controversia por la instalación de una maricultura continúa en la zona. A la negativa de los pescadores de Yacila, los pescadores de Paita aclaran que ellos no han avalado nada. Sólo han asistido a reuniones de trabajo en Lima y si la actividad afecta los bancos naturales y caladeros de pesca, se opondrán a su instalación.

 

Dirigentes pesqueros de Paita aclararon no haber firmado ningún documento, donde comprometan su apoyo a la instalación de la maricultura en lugares señalados como bancos o caladeros tradicionales, de Paita y Yacila, y sin oponerse a la inversión privada, indican que ésta sea bienvenida –por las fuentes de trabajo que crean-, pero siempre y cuando no cause perjuicios en las especies.

Eusebio Vivas, secretario general del Sindicato único de pescadores artesanales del sector La Punta, señaló haber asistido a una reunión en Lima, por invitación de la Fiupap (Federación de integración y unificación de los pescadores artesanales del Perú), donde estuvo presente el viceministro de pesquería, Alfonso Miranda Eyzaguirre, “pero hablando con la verdad, ante el mundo y ante Dios, nosotros no hemos firmado ningún documento sobre maricultura, sólo asistimos a una mesa de trabajo, nada más”, indicó.

Vivas inicialmente no quiso comprometer su opinión respecto al estar a favor o en contra de la actividad. Dijo que el gobierno es quien debe decidir si esta actividad debe darse o no, pero expresó decididamente que nunca permitirán a algunas empresas que hagan daño al pescador artesanal. “Como dirigente, por fuerza tengo que defender a mi gente, ante los abusos que puedan cometerse. Nosotros no estamos de acuerdo que en los bancos de pesca se dé una concesión, esto tiene que ser en lugares muy lejos de ellos”, expresó.

De similar opinión es José Flores, secretario general del Sindicato de pescadores de consumo humano directo, quien indicó igualmente haber participado en una asamblea pública con diferentes organizaciones involucradas en el sector pesquero, donde plantearon no rechazar la inversión privada, por la importancia y utilidad que tiene, “pero deseamos que se desarrolle en zonas donde no tengan que afectar a los pescadores artesanales porque ancestralmente conocen sus caladeros (zona o paraje donde laboran los botes)”, indicó.

Fuente: www.eltiempo.com.pe