Vigo (Europa Press). El grupo Pescanova anunció hoy que mantiene su "predisposición" a levantar la planta de rodaballo en Cabo Touriñán, paralizada por la Xunta al estar en espacio protegido, y aclaró que el proyecto de instalación acuícola previsto en Mira (Portugal) "es irreversible, pero no excluyente".

 

Así lo confirmó en declaraciones a los medios el presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, tras acompañar al presidente del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, en una visita por las instalaciones de la empresa en Chapela-Redondela (Pontevedra).

El responsable de la multinacional insistió en que si la Xunta otorga el permiso de actividad para la planta acuícola de La Coruña "mañana, pasado o al día siguiente", Pescanova hará las inversiones previstas en Touriñán.

Fernández de Sousa aseguró que la empresa tiene un "compromiso" con Galicia y que tras realizar una gran inversión y un trabajo "intenso", sigue queriendo "ejecutar" ese proyecto, al tiempo que explicó que el grupo lleva "muchos años" de compromiso con la Comunidad gallega "como para pensar que eso va a cambiar ahora". "Que no se confunda nadie, uno quiere las cosas cerca de casa", aclaró.

En ese sentido, el presidente de Pescanova recordó que su "ilusión y pretensión" es estar en Galicia, al tiempo que señaló las ventajas estratégicas para el proyecto, alegando que "nadie las tiene mejor que en España", debido a la existencia, entre otros factores, de un marco regulador energético. En el caso de Portugal, explicó que las condiciones son "idóneas", pero en Galicia son las "ideales".

Fernández de Sousa subrayó que Pescanova ya ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores sus planes de inversión "desde hace bastante tiempo" y que la empresa ha mantenido una postura "consistente y sin cambios".

SITUACIÓN DE LUGO

En cuanto a la situación de la provincia de Lugo, el presidente manifestó que Pescanova quisiera realizar más inversiones y proyectos. "Qué más quisiera yo que hacer algo más en Lugo", exclamó, al tiempo que recordó que no se pueden ajustar las inversiones "mientras no esté listo el plan sectorial", que la Consellería de Pesca tiene previsto finalizarlo para marzo.

El empresario gallego afirmó que, si en 2007 no se permiten nuevas inversiones, Pescanova tendrá que comunicar a la CNMV "que no se alberguen expectativas de inversión".

Fernández de Sousa explicó que Pescanova produce al año 200.000 toneladas de productos de la pesca, de los cuales, 120.000 proceden de la actividad extractiva y en torno a 70.000 toneladas son resultado de la acuicultura. Según recordó, el objetivo de la empresa era que Galicia llegase a producir 20.000 toneladas de pescado cultivado.

NÚÑEZ FEIJOO

El presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, que visitó hoy las instalaciones centrales de Pescanova en Chapela, se hizo eco de las palabras de Fernández de Sousa y reiteró la intención de la empresa de mantener la inversión en Cabo Touriñán si la Xunta "reflexiona" y da el permiso de actividad. "Aún estamos a tiempo de tener la primera planta acuícola del mundo en Galicia", insistió.

El líder de los populares gallegos ofreció hoy a la Xunta "retirar esta cuestión del debate político", al tiempo que insistió en que se trata de un problema "de tejido empresarial y de sentido común, pero no de política".

Asimismo, explicó que es partidario de la defensa del medio ambiente, pero advirtió de que eso "no es compatible con hacer de Galicia un parque temático". "La ecología empieza por las personas", esgrimió.

Núñez Feijóo recordó que, hace unos años, "la queja" era la falta de emprendedores y de proyectos" y que ahora, cuando las empresas cumplen la ley, "tienen dificultades para ejercer sus derechos constitucionales". Además, recordó que los empresarios "no piden favores sino objetividad" y que Pescanova da empleo a unas 4.000 personas.