Quellón, Chiloé (Ecoceanos News). El esfuerzo conjunto de las comunidades costeras de Coinco, comuna de Quellón, en Chiloé, logró que finalmente la empresa Aqua Cards S.A., desistiera de seguir adelante con el proyecto de instalar una planta de reparación, lavado e impregnación de redes salmoneras en la zona.

 

El rechazo al proyecto industrial por parte de pescadores artesanales, mitilicultores, empresarios del turismo y organizaciones de medioambiente, se sustenta en la contaminación que provocaría la factoría industrial en las aguas del Estero Huildad, un ecosistema costero único, de aproximadamente 1.220 hectáreas, en cuyo curso superior se encuentra un humedal de particular riqueza en biodiversidad.

En febrero de 2007 la Comisión Regional del Medio Ambiente (Corema) rechazó por unanimidad la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) presentada por la compañía. Cabe consignar que Aqua Card sometió el proyecto al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) obligada por un fallo de la Corte de Apelaciones de Puerto Montt, el cual fue ratificado por la Corte Suprema.

La empresa había iniciado en 2005 la construcción del taller de redes sin los permisos estatales correspondientes.

Desde Quellón, Eugenio Mardones, presidente del Comité de Defensa del Estero Huildad, explicó que “luego del rechazo de la DIA, la empresa podría haber presentado una impugnación ejecutiva, una especie de apelación a la decisión de la Corema. Se les recomendó además presentar un Estudio de Impacto Ambiental (EIA), pero resultaba más difícil su aprobación, y contempla participación ciudadana”.

A cinco meses de la decisión de la Corema de Los Lagos, “la empresa retiró definitivamente el proyecto, según me informaron las autoridades”, dijo Mardones.

Agregó que “mil familias tienen dependencia económica directa del Estero Huildad” y otras se sintieron afectadas por el eventual proyecto porque “todos sus ancestros han vivido en el lugar”.

“Al principio la empresa se basó en las recomendaciones de una consultora y en los buenos augurios de autoridades de Quellón. Sin embargo, con posterioridad se fue viendo la actitud de la comunidad, la presión de los pobladores sobre los servicios públicos y autoridades políticas, los grandes ausentes en este proceso y que fueron apareciendo debido a la presión ciudadana”.

El dirigente precisó que “más que participación ciudadana a la que se refiere la ley, podríamos denominarla expresión ciudadana. La ley no contempla que la ciudadanía haga tanta presión y que la empresa desista de un proyecto”.

TRIBUNALES Y MEDIO AMBIENTE
Por su parte, el abogado de las comunidades costeras Vladimir Riesco dijo que “fundamental fue la comunidad organizada, pero además la mayor conciencia que se ha creado sobre la amenaza de grave contaminación para las aguas, que se genera a partir del caso CELCO- Valdivia y que hoy se reafirma con lo ocurrido en Licantén”.

“En definitiva, tanto los tribunales, como la autoridad ambiental, la comunidad y la propia empresa saben que se trata de un tema sensible, serio y no puede ser soslayado fácilmente. En este caso puntual, poner en riesgo un sector productivo desde el punto de vista hidrobiológico como el Estero Huildad, a partir de una actividad industrial que genera escasos empleos, lo que hacía inviable el proyecto”.

El caso de la comunidad de Coinco marca precedentes en varios aspectos. Según el abogado Vladimir Riesco, “en tribunales se ha planteado y también a nivel académico si es pertinente que los tribunales se pronuncien sobre materias de orden técnico. El fallo de la Corte de Apelaciones de Puerto Montt, que fue ratificado por la Corte Suprema, ha establecido que es pertinente porque respecto a proyectos industriales que no han ingresado a SEIA, y por tanto la CONAMA no tiene facultad de fiscalizar, el único órgano de Estado que puede proteger a la comunidad de esta acción ilegal son los tribunales de justicia”.

INICIAN FAENAS SIN TENER PERMISO
En contacto con Ecoceanos News, el alcalde de Quellón, Luís Uribe, dijo que “se escuchó a la comunidad y Aqua Card desistió del proyecto lo que me parece muy bien. No era el mejor lugar para instalar un taller de redes salmoneras y por lo tanto no se podía canjear por un par de puestos de trabajo”.

El edil agregó que “la empresa si bien desistió de presentar proyectos para instalar la planta en el sector de Coinco, no se puede afirmar que no busque otro lugar dentro de la comuna. Dentro del plano regulador, que es la ciudad urbana, creo que no reúne las condiciones. Tendría que instalarse en un sector rural, pero evaluar primero el terreno y obtener los permisos antes de iniciar las faenas”.

Uribe aseguró que “era recurrente que factorías del sector salmonero comenzaran sus proyectos sin los permisos correspondientes, pero hemos tomado los resguardos para evitar nuevas infracciones”.