El nuevo informe de Oceana “Ocean-Based Food Security Threatened in a High CO2 World” presenta un ranking de naciones en la cual muestra cuales son las más vulnerables a las reducciones en la producción de alimentos de origen acuático como un resultado del cambio climático y la acidificación del océano.

Mientras que los alimentos de origen acuático son la principal fuente de proteína para más de un billón de personas pobres en el mundo, las emisiones de dióxido de carbono están causando que los océanos se caliente y se vuelvan más ácidos, amenazando las pesquerías y las personas que dependen de ellos.

El incremento de las temperaturas de los océanos están generando que muchas especies de peces busquen aguas mas profundas o frías trasladándose hacia los polos y alejándose de los trópicos, mientras que el incremento de la acidez esta amenazando a importantes hábitats como los arrecifes de coral y el futuro de los moluscos bivalvos (ostras, almejas y mejillones).

Muchas naciones costeras e isleñas como Togo, Islas Cook, Kiribati, Madagascar y Tailandia dependen fuertemente de los alimentos de origen acuático como fuente de proteína y podría sufrir los mayores impactos debido a que tienen pocos recursos para reemplazar lo que pierden del mar. Para muchas naciones en desarrollo, los alimentos de origen acuático son frecuentemente la fuente de proteína más barata y de fácil disponibilidad, perder este recurso podría tener serios impactos en el sustento y la seguridad alimentaria.

El único camino para combatir el problema de la acidificación de océano es reducir dramáticamente las emisiones de dióxido de carbono.

Puede descargar el estudio “Ocean-Based Food Security Threatened in a High CO2 World” aquí.