(The Inquirer). Según un grupo de científicos citados en nikkei.net, un tercio de los coches japoneses podrían funcionar con biofuel procedente del cultivo de algas en una superficie oceánica de 10.000 metros cuadrados.

 

El concepto, según la Universidad de Ciencia y Tecnología Marina de Tokyo, sería cultivar sargassum fulvellum en el banco de Yamatotai.

Los científicos afirman que serían capaces de generar 20 kilolitros de bioetanol por cada 10.000 metros cuadrados de algas
cultivadas en las redes.

Si la idea de las algas no funciona, otro grupo de científicos han evaluado la posibilidad de utilizar una variedad de arroz no apta para el consumo humano (high yield rice) para la generación de biocombustible.

Fuente: http://es.theinquirer.net