Guayaquil (El Comercio). Ecuador tiene la mesa puesta para vender más camarones hacia Estados Unidos. Ese mercado restringió la compra de mariscos producidos en China, y por eso los exportadores ecuatorianos se preparan para ocupar ese espacio.

 

China representa el 10 por ciento del total de las importaciones de EE.UU. Entre enero y abril del 2007 ese país compró 1 105 millones de dólares en camarón congelado y pelado de todos los tamaños. En ese período, Ecuador exportó a ese mercado 115 millones de dólares y China, 101 millones de dólares.

Oswaldo Aguilar, vicepresidente de la Cámara de Productores de El Oro, asegura que el país debe aprovechar esa ventaja.

Considera que los costos de producción ecuatorianos son superiores a los de China y por eso no se podía competir.  

Y dice que a partir de la restricción el precio del producto ha aumentado. El camarón congelado con cáscara y talla 41/50, el que más se ofrece, se cotizaba hace 15 días en 1,90 dólares el kilo. Ahora está en 2,10 dólares el kilo. “Aunque muchas exportadoras aún no reconocen el precio real a los productores”.

Tailandia, Indonesia, Malasia, Perú y Venezuela también son proveedores de esa variedad y tamaño  a EE.UU.

A esto se suma la posibilidad de que en agosto se ratifique la decisión del Departamento de Comercio (DOC),  que permitiría que el marisco ingrese al país del norte con cero arancel.

César Monge, presidente de la Cámara Nacional de Acuacultura, asegura que el país ha tenido un crecimiento sostenido en las ventas al exterior.

En el 2006, las ventas aumentaron un 24 por ciento con respecto al año anterior. Ese año se facturó 597,6 millones de dólares, según cifras de la Cámara de Acuacultura. En el  2005, se vendió 212,5 millones de dólares.

El 50 por ciento de las exportaciones va hacia EE.UU. Según las cifras del Banco Central del Ecuador (BCE), entre enero y mayo de este año se vendió un total de 224 millones de dólares.  

Pero la Unión Europea también es un importante comprador del crustáceo. España, Italia y Francia tienen la mayor demanda. El BCE registra que entre enero y mayo de este año se exportó 82 millones de dólares  a esos tres países. A eso se suman los precocidos que se ofrecen en los mercados internacionales.

Monge informó que el 31 de julio vendrá al país una Comisión Sanitaria de la Comunidad Europea. Tres delegados visitarán al Instituto Nacional de Pesca (INP) para comprobar el cumplimiento de las regulaciones del manejo de la producción. Esa inspección permitirá determinar si se mantiene vigente ese mercado.

También se harán visitas a varias piscinas con la intención de verificar las exigencias técnicas en el manejo del  agua y de la temperatura de los cultivos.

Fuente: http://www.elcomercio.com