(Misiones Online). La cría de peces fue una de las alternativas que propuso la diversificación productiva en Misiones en los 90. En la actualidad existen 600 productores que crían distintas variedades. La provincia consume alrededor de 600 toneladas anuales.

 

Cuando en la década del 90 comenzó a hablarse de la necesidad de diversificar la producción en las chacras misioneras, los colonos vinculados históricamente a los cultivos tradicionales como la yerba mate y el té empezaron a mirarse con recelo. Sin embargo, la baja cotización que tenían por entonces los productos madres de la provincia en los mercados locales prácticamente los obligó a incursionar en otras actividades.

Surgieron así numerosos proyectos de las más diversas actividades productivas. Pero sin dudas la piscicultura fue la que concentró la mayor elección. Si de los resultados obtenidos depende una calificación, perfectamente podría afirmarse que la actividad piscícola ha superado con creces los objetivos en Misiones.

Si bien los tajamares y estanques están presentes en todo el territorio provincial, Campo Viera puede considerarse como el centro de la actividad piscícola.

No es casualidad que el denominado "Programa de Desarrollo Competitivo de la Cadena de Valor Piscícola", que tiene como objetivo potencial la cría y comercialización de peces en distintos puntos de la zona productora, fuera lanzado allí en septiembre del 2003.

Alfredo Henning es uno de los 130 colonos de Campo Viera que decidió abocarse a esta actividad y desde que comenzó lleva cosechados unos 14.000 kilos de pescado. Este productor cultiva cuatro variedades de carpas, bogas, pacúes y dorado.

Tres en un mismo círculo
Más al Norte, a unos 50 kilómetros de Campo Viera, tres cooperativas también pusieron en marcha un círculo de producción piscícola mediante un crédito otorgado por Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes). Se trata de las cooperativas de Cainguás Limitada; de Energía y Servicios Públicos de Dos de Mayo; y la del Alto Uruguay Limitada con sede en 25 de Mayo.

El programa de piscicultura de la Zona Centro de la provincia fue lanzado hace dos años y medio por las tres entidades cooperativas y está en proceso de consolidación. Los fondos que recibieron del Inaes fueron destinados a completar el circuito de cría, faenamiento y comercialización de las especies elegidas, entre ellas, el pacú, la boga y el sábalo.

Para completar el círculo de producción, la entidad cooperativa de Dos de Mayo se encargará de la cría de alevinos en estanques especialmente preparados. El engorde de los peces está a cargo de los socios de la Cooperativa Cainguás Limitada, que ya tienen 160 estanques en pleno funcionamiento en las chacras de la zona. La tarea se complementará con el acopio en un frigorífico que funcionará en 25 de Mayo y que se estima estará terminado para este mes, el pácking y hasta la posibilidad de asegurar la calidad mediante la buena alimentación gracias a la fábrica de alimentos balanceados que se construye en Cainguás.

Capacitación permanente

En Misiones hay 600 productores piscicultores, sin contar dos empresas grandes cooperativas que producen pacú y tilapia. La producción actual es suficiente para esta zona, ya que Misiones con casi un millón de habitantes consume alrededor de 600 toneladas por año, es decir que el consumo per cápita es de 600 gramos de las especies.

La cifra está muy alejada de la media nacional que es de 6 kilos per cápita y mucho más alejado todavía del consumo de ciudades como Mendoza, Rosario, Buenos Aires, Mar del Plata y otras que consumen de 11 a 12 kilos per cápita.

El "Programa de Desarrollo Competitivo de la Cadena de Valor Piscícola" arrancó con un curso de capacitación para Capacitadores en Piscicultura, con 30 agentes que se encargan de asistir técnicamente a los agricultores sobre las técnicas que se utilizan para el cultivo de peces (densidad de cultivos, alimentación, especies, biometrías).

Tanto la capacitación como el arranque de los distintos emprendimientos son financiados mediante créditos del Consejo Federal de Inversiones (CFI). El apoyo consiste básicamente en créditos personales con un tope de 10 mil pesos, a una tasa del 10,5 por ciento anual, con un período de gracia de seis meses y un plazo de pago de 30 meses.

La experiencia piloto del programa se efectúa en comunas de la denominada Micro Región Productiva, integrada por los municipios de Campo Viera, Gobernador Roca, Campo Ramón, Colonia Alberdi, Mojón Grande, Florentino Ameghino, Guaraní, 25 de Mayo, San Ignacio, San Martín y Mártires.

Además de la participación de Gobierno de la Provincia y del CFI, el proyecto involucra a la Universidad Nacional de Misiones y al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) que aportan sus técnicos y especialistas.

Luego de la capacitación, comenzó el desembolso de recursos para el mejoramiento de la infraestructura y de los estanques existentes. En este caso el monto disponible es de unos 150 mil pesos.

En forma paralela, el Programa para el Desarrollo Rural de las Provincias del Nea (Prodernea) también tiene planes de ayuda económica a grupos de productores.

El año pasado, el Prodernea otorgó un subsidio de 35.900 pesos a los aborígenes de la aldea "El Pocito", ubicada en la localidad de Capioví.

Apoyo cooperativo

El presidente de Cainguás Limitada, Héctor López Ricci, explicó que el proyecto de piscicultura tiene metas a mediano y largo plazo. Las tres cooperativas pretenden elaborar y comercializar 180 mil kilos anuales de pescado con el compromiso de repoblar las cuencas ictícolas de la zona.

Toda la red que ya se puso en marcha generará fuentes de trabajo directas e indirectas: las plantas de packing y la fábrica de balanceados necesitarán personal, a la vez que los colonos ya plantan soja para proveer a la fábrica de balanceados, mientras que en los estanques trabajarán alrededor de 300 personas.

Por ahora, los estanques construidos en cada chacra beneficiaria contienen la producción destinada al autoconsumo de las familias y a la eventual venta directa en la zona. Desde que comenzó el proyecto, cada productor ya realizó al menos dos cosechas -con un promedio de cien kilos de pescado cada una- de carpas húngaras y tilapias.

Fuente: http://www.misionesonline.net