Por: Luis Núñez (La Prensa). La dramática caída en los últimos tres años en casi un 50 por ciento de los precios internacionales del sector de la camaronicultura, ha tenido repercusión directa en la industria nacional, informó Francisco Vanini, ex presidente de la Cámara de la Pesca de Nicaragua (Capenic) y presidente de la empresa Central American Fisheries.

 

Según Vanini, en el caso del camarón de cultivo, el precio ha caído debido a la presión ejercida por la fuerte producción de países como Tailandia, Vietnam, China y Ecuador, que han inundado los mercados internacionales.
Pero también hay factores como los cambios climáticos, el precio de los combustibles y la crisis de la energía que ha provocado un incremento en los costos de producción.

Según el Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE) del Banco Central de Nicaragua, cortado al mes de abril, la pesca muestra una tendencia decreciente, es decir, que su crecimiento en lo que va del año es negativo.

En abril registraba un negativo de -1.2 por ciento de crecimiento, a tono con lo registrado en los meses anteriores. Este sector ha sido el único en la economía que mantiene una tasa de crecimiento negativa de manera sostenida desde el año pasado.
En julio del año pasado, según el IMAE, esta actividad registró su última tasa de crecimiento positiva de 1.9 por ciento. A partir de allí el indicador muestra una caída sostenida que puede prevalecer hasta la fecha según fuentes del sector.

De acuerdo con la metodología para medir el crecimiento de la pesca, se incluye la misma información que utiliza el Producto Interno Bruto (PIB), es decir, la producción física registrada por el Instituto Nicaragüense de la Pesca (Inpesca), que consiste en contabilizar los volúmenes de captura en alta mar de pescado y langosta.

Para el camarón se contabiliza el camarón de arrastre y el camarón de cultivo producido en las distintas granjas camaroneras.
Según el indicador general, la pesca representa el 1.8 por ciento en la economía nacional.

LUZ AL FINAL DEL CAMINO

No obstante, Vanini sostiene que el próximo semestre, el sector podría recuperarse ya que en este mes se reinicia la actividad de captura de langostas después de dos meses de veda, afirma Vanini.

“La temporada de langosta acaba de empezar y a pesar de los problemas en el sector, aparentemente con auspicios razonablemente buenos”, agrega.

Otro de los factores que incide en la caída del sector pesca es el cambio climático según apuntó Vanini, en congruencia con lo afirmado en semanas anteriores por otros miembros de Capenic.

El año pasado, el sector pesquero en su con junto, con base en cifras del Centro de Trámite para las Exportaciones (Cetrex), generó alrededor de 120 millones de dólares.

Fuente: http://www.laprensa.com.ni