Alabama. Las 2 a 5 pulgadas de lluvia que cayo en Black Belt durante las dos últimas semanas es recibido como un alivio. Pero tiene poco impacto en las granjas de catfish.

 

“La lluvia es grandiosa y ayuda” dijo Jamey Clary, agente del Hale County y director ejecutivo de la Catfish Marketing Association, ubicado en Greensboro.

“Pero esto no es suficiente. En muchos estanques el nivel de agua es muy bajo, requerimos de mas lluvia”.

Los estanques de catfish, la principal cosecha del oeste de Alabama, vienen sufriendo por los bajos niveles de agua. Esto hace que los peces se vuelvan vulnerables a problemas con el oxígeno y la calidad del agua.

Los problemas de los productores se iniciaron en enero, cuando se anticipo que las lluvias de invierno no se presentarían. Su tragedia se multiplico debido a que la sequía se profundizo en primavera y verano. Las recientes lluvias no han remediado el problema.

George Smelley, un productor de catfish en la comunidad de Prairie Eden, dijo que los estanques pierden una pulgada de evaporación al día durante el verano. Muchos de los estanques han perdido el 35 % de su volumen, informo Smelley.