(El Mostrador). Investigadores se adjudicaron en 2005 un proyecto Corfo para analizar efectos de este producto natural en los dermatofitos u hongos que afectan la piel, como son la tiña y el pie de atleta.

 

El aceite de maravilla ozonizado (AMO3) permitiría controlar y tratar la Saprolegnia, un hongo que afecta a la empresa acuícola y específicamente a las jaulas donde están contenidos los salmones.

Así lo dio a conocer el académico de la Facultad de Medicina de la U. de Chile, Víctor Silva, quien, junto a los docentes de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, Leandro Herrera y José Hernández, han estudiado durante los últimos cinco años las propiedades del AMO3.

De hecho, los investigadores se adjudicaron el 2005 un proyecto CORFO para analizar los efectos de este producto natural en los dermatofitos u hongos que afectan la piel, como son la tiña y el pie de atleta.

“Hicimos análisis en ratones y también en seres humanos, personas que estaban afectadas y a quienes los tratamientos disponibles en el mercado no les habían ayudado. Previa firma de un consentimiento informado estos pacientes probaron el antimicótico natural quedando muy satisfechos, ya que les dio estupendos resultados”, comenta el doctor Silva.

El académico del Programa de Microbiología y Micología del Instituto de Ciencias Biomédicas explica que el AMO3 es de amplio espectro, esto implica que inhibe, además de dermatofitos, hongos filamentosos y levaduras que son resistentes a los antifúngicos tradicionales.

“Analizando los animales pudimos comprobar que desde el punto de vista histológico no hubo ninguna alteración en los tejidos ni tampoco sintomatología clínica, en cambio los efectos curativos fueron muy superiores a los antimicóticos actualmente disponibles”, comenta Víctor Silva.

Los alcances de esta investigación han sido tan prometedores que este año el grupo de académicos de la U. de Chile obtuvo otro proyecto Innova CORFO para continuar sus estudios, esta vez en seres humanos. “Ya que realizamos los análisis de seguridad en animales ahora nos dedicaremos a ver los alcances del aceite de maravilla en pacientes con infecciones naturales”, plantea.

Esto permitirá que el producto se inscriba en el ISP y, eventualmente, se comercialice como champú, crema, spray o loción. “No hay que olvidar que el 20% de las consultas a los dermatólogos están relacionadas con hongos, por eso contar con un producto natural que sea de bajo costo, alta tolerancia y sin efectos secundarios, sería un gran aporte”, resalta.

En el agua

Pero el AMO3 no sólo favorecerá a animales y personas, también podría ayudar a los peces. “Hicimos una prueba piloto a partir de ovas (huevos de salmón), alevines y salmones afectados por Saprolegnia y, de acuerdo a los resultados iniciales, este aceite evitaría la infección y además prevendría los efectos nocivos del hongo de agua dulce”, plantea el doctor Silva.

La Saprolegnia es uno de los principales dolores de cabeza de las empresas salmoneras porque es muy difícil de manejar y de crecimiento muy rápido, lo que provoca millonarias pérdidas. Una manera de minimizar su impacto es usando verde de malaquita pero este producto está prohibido en Chile y el mundo entero por su toxicidad. Asimismo, hay otros antifúngicos disponibles que no han sido lo suficientemente activos.

"Si nuestros estudios van bien encaminados esta podría ser una solución nacional para la piscicultura mundial”, adelanta el doctor Silva.

Los investigadores esperan obtener un proyecto de Innovación Empresarial de CORFO para financiar sus estudios, los que llevarían a cabo con una empresa salmonera.

“Queremos colocar el aceite biodegradable en bajos porcentajes dentro de un vehículo que permita su solubilización en el agua de las piscinas. Ello debería tratar a los peces afectados y prevenir la infección en los sanos, sin tener consecuencias en el consumo humano de los salmones”, recalca.

Fuente: http://www.elmostrador.cl