Por: Amalia Rodríguez
(Andalucía Investiga). La harina y el aceite de pescado son los ingredientes fundamentales del pienso utilizado para alimentar a los peces de acuicultura, debido a su parecido en nutrientes a la dieta natural de los mismos.

 

Sin embargo, los elevados costes de producción, el agotamiento de recursos en los caladeros y la dependencia de la importación de estos productos, están promoviendo la búsqueda de alternativas de ambos componentes en la formulación de los piensos. Por estos motivos, la Unión Europea estudia sustituir estos productos por otras fuentes de proteínas y aceites vegetales.

En este sentido, un grupo de científicos de la Universidad de Cádiz estudia si, determinadas especies con elevado valor comercial cultivadas en Europa, son capaces de adaptarse a las nuevas formulaciones, sin que por ello se vea afectada su calidad como producto comercial.
En concreto, este grupo de científicos se centrará en el estudio y la caracterización de los genes, implicados en el metabolismo de lípidos, que podrían verse afectados por el cambio en la dieta y en la influencia hormonal y nutricional sobre los mismos. Los estudios se realizarán con especies como la lubina, el lenguado o la corvina.

Este proyecto, denominado ‘Estudio del metabolismo de ácidos grasos poliinsaturados (PUFAs) en peces: influencia nutricional y hormonal sobre la síntesis de PUFAs’ se centra en una de las líneas de investigación estratégicas en el campo de la acuicultura: la producción de dietas comerciales para acuicultura de bajo coste, que no tengan efectos adversos para el crecimiento y la salud de los peces. Al mismo tiempo, se busca un producto saludable y de calidad para los consumidores. El estudio está catalogado de excelencia y financiada con 166.536 euros por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa.

PUFAs, ácidos grasos poliinsaturados

Los peces, al igual que otros organismos terrestres, tienen en su composición ácidos grasos poliinsaturados, también conocidos como PUFAs, siglas en inglés de PolyUnsaturated Fatty Acids. Los ácidos grasos poliinsaturados más conocidos son los omega-3 y los omega-6. Los peces contienen estas grasas, por lo que su consumo en cantidades adecuadas resulta beneficioso y necesario en la dieta humana. Está relacionado con los niveles de colesterol y además disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

“Los animales, incluidos los peces, podemos biosintetizar estos ácidos a partir de los denominados ácidos grasos esenciales (linoléico y alfa-linolénico), los cuales debemos tomar en la dieta. Sin embargo, el origen de los PUFAs en los peces está principalmente en su dieta natural y/o en los piensos utilizados en acuicultura, más que en la biosíntesis propia. De ahí que la sustitución de los aceites de pescado (ricos en PUFAs) por aceites vegetales (ricos en aceites esenciales) conlleve el riesgo de que los animales no puedan adaptarse a esta nueva dieta. Resulta, pues, imprescindible determinar hasta qué punto se ven afectados los peces de cultivos por esta sustitución y si es posible potenciar esta vía biosintética muy poco utilizada en peces marinos, profundizando en el estudio de la regulación del metabolismo lipídico y en los factores que afectan al mismo. El cambio en las dietas no debe repercutir en un descenso de PUFAs en los peces cultivados, sino todo lo contrario”, explica detenidamente Carlos Pendón, coordinador del proyecto y profesor del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la UCA.
 
La clave del sabor: las grasas

“Los piensos utilizados en acuicultura se formulan buscando que sean lo más parecido posible a las dietas naturales, intentando así cubrir las necesidades nutricionales de los peces. La composición de los mismos y sobre todo el contenido y el tipo de grasas, determinan en gran medida el sabor y textura de los pescados destinados al consumo. Esta es una consideración a tener en cuenta al reemplazar en la alimentación de los peces el aceite de pescado por aceites vegetales. Debemos intentar que no se vean afectados el crecimiento y la salud del animal, así como tampoco la calidad, beneficios para la salud, gusto y otras cualidades preferentes para los consumidores y las empresas del sector acuícola”, matiza el responsable de este proyecto de investigación.


Por ello, compararán qué diferencias, a distintos niveles, existen entre los peces de acuicultura y los que viven en mar abierto. Asimismo, establecerán los factores exógenos y hormonales que influyen en la síntesis de ácidos grasos una vez sustituidos los aceites de pescado por aceites vegetales en la dieta de los peces de acuicultura.

“En la actualidad no está claro cómo se produce el control de la síntesis de los PUFAs, en el caso de los peces. En peces marinos, el flujo de esta vía de transformación de ácidos grasos esenciales en PUFAs es muy bajo, aunque sus productos presentan unos niveles elevados. ¿Por qué siendo el flujo de la vía bajo, sin embargo el contenido en ácidos grasos poliinsaturados en los animales es alto? Posiblemente la dieta juega el papel principal en esta historia. Por ello, este estudio nos permitirá ahondar en esta y otras cuestiones”, augura Carlos Pendón.

Los estudios sobre los factores que afectan a la expresión y función de los genes implicados en esta vía son escasos, aunque según el profesor Pendón “sí se sabe que su expresión está sometida posiblemente a un control hormonal y además influida por ciertos factores ambientales y nutricionales. En este sentido, debido al papel crucial de la dieta, cabe preguntarse si los peces marinos tolerarán el cambio en sus dietas de PUFAs por ácidos grasos esenciales, es decir, si esa dificultad en desaturar y elongar estos precursores puede ser superada por el animal al cambiar sus dietas. Por ello, nos proponemos clonar los genes de cada una de las enzimas que puedan estar implicadas en esta vía metabólica”.

El equipo de investigadores gaditano se propone diseñar un chip de DNA, para comparar y evaluar fácilmente el estado metabólico lipídico de peces obtenidos de su entorno natural y ejemplares cultivados. Este sistema de análisis permitirá estudiar los cambios de expresión de estos genes de forma simultánea en los dos grupos, analizando además la influencia hormonal y nutricional sobre la síntesis de PUFAs y si es posible potenciar su capacidad de biosintetizarlos. Análisis similares se llevarán a cabo utilizando cultivos primarios de hepatocitos (célula presente en el hígado) de dorada, lenguado y lubina y distintas hormonas implicadas en el metabolismo lipídico, como son la hormona de crecimiento, la somatolactina (exclusiva de los peces) y la prolactina.

Más información:

Carlos Pendón Meléndez
Departamento de Bioquímica
Facultad de Ciencias
Universidad de Cádiz
Telf.: 956 01 63 92
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Fuente: http://www.andaluciainvestiga.com