Vigo. El Instituto Español de Oceanografía (IEO) y la Comisión  Oceanográfica Intergubernamental de la UNESCO rubricaron hoy en Vigo un acuerdo para impulsar la actividad del Centro Científico y de Comunicación Sobre Algas Nocivas, lo que supone una segunda renovación por cinco años del primer acuerdo, firmado en 1996.

 

Para refrendar este nuevo compromiso de colaboración se desplazaron hasta la ciudad gallega Enrique Tortosa, director general del Instituto Español de Oceanografía (IEO), y el secretario  general de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental (COI) de la UNESCO, Patricio Bernal.
 
El CCCAN, ubicado en el Oceanográfico de Vigo del IEO, desarrolla una relevante actividad científica en la investigación y gestión de episodios de algas nocivas, así como en formación de expertos y comunicación de esta materia a escala internacional. La creación e impulso del CCCAN se enmarca dentro del programa Harmful Algal Blooms (HAB) de la UNESCO, que se estableció en 1992 como respuesta a la preocupación de los países miembros de la COI ante el aparente aumento de la frecuencia, distribución geográfica e intensidad de los episodios de algas nocivas.

La investigación en esta área es muy importante para el control de fenómenos naturales de tipo tóxico o nocivo, como lo son, por ejemplo, algunos de los popularmente conocidos como “mareas rojas”. No obstante, con el término Harmful Algal Blooms (floraciones algales nocivas) se designa cualquier proliferación de microalgas que son percibidas como dañinas por el hombre.

Estas proliferaciones son fenómenos provocados por organismos fitoplanctónicos microscópicos que, en condiciones ambientales propicias para su desarrollo o acumulación, aumentan explosivamente su concentración, causando daños en los ecosistemas, en la explotación de recursos marisqueros e, incluso, alteraciones graves en la salud humana. A su vez, tienen efectos directos e indirectos sobre la calidad de peces y mariscos tanto de origen salvaje como de cría. El impacto socio-económico que causan incluye recientes episodios en zonas turísticas del Mediterráneo, donde causan irritaciones en  las vías respiratorias y la piel de los bañistas.
 
Los prioridades del programa HAB, en el que se enmarca el CCCAN de Vigo, son identificados durante las reuniones del Panel Intergubernamental de la COI sobre Floraciones Algales Nocivas (IPHAB), y los grupos de trabajo regionales del Programa, con especial énfasis en el apoyo a los países iberoamericanos y del norte de África. Para ello se mantiene una comunicación fluida con la Secretaría del Programa en París, con el COI-DANIDA Science and Communication Centre on Harmful Algae (SCCHA) de la Universidad de Copenhague y con el Coordinador del Programa HAB, con los que se planifica conjuntamente las actividades a desarrollar en Vigo.
 
Desde el CCCAN de Vigo también se hace una importante labor de gestión y documentación, ya que se gestiona una base de datos que contiene información de episodios de algas relevantes acontecidos desde 1986 en los países del área ICES (Internacional Council for Exploration of the Sea). En 2005 a esta base de datos se incorporaron los países del área PICES (North Pacific Marine Science Organization). Asimismo se desarrolla una destacable actividad de divulgación científica mediante organización de cursos y estancias de formación, visitas individuales al Centro, apoyo a la elaboración de manuales didácticos y de apoyo logístico a la organización de cursos COI en otros países, especialmente del Norte de África e Iberoamérica.
 
La Comisión Oceanográfica Intergubernamental(COI) de la UNESCO tiene como finalidad desde su creación en 1960 coordinar a escala global las actividades de investigación y observación de los océanos. A través de sus programas y del TEMA (Training Education and Mutual Assistance), cuenta entre sus prioridades el asegurar la transferencia de conocimiento entre países desarrollados y países en vías de desarrollo, así como la capacitación de recursos humanos. Tras la última asamblea de la COI en París en junio de este año, España ha entrado a formar parte del Consejo Ejecutivo de dicho organismo.
 
Cabe destacar que la ubicación del CCCAN en el Centro Oceanográfico de Vigo del IEO se debe a dos factores principalmente: por una parte, la existencia de un grupo sólido de investigadores en este tema en dicho centro del IEO y, por otra, a que en la zona de Vigo existe una de las mayores concentraciones europeas de organismos de investigación de alta calidad en ciencias y tecnologías del mar de Europa, y en el campo concreto de las floraciones de algas nocivas y sus toxinas.
 
El Instituto Español de Oceanografía (IEO) es un organismo público de investigación (OPI), dependiente del Ministerio de Educación y Ciencia, dedicado a la investigación en ciencias del mar, especialmente en lo relacionado con el conocimiento científico de los océanos, la sostenibilidad de los recursos pesqueros y el medio ambiente marino. El IEO representa a España en la mayoría de los foros científicos y tecnológicos internacionales relacionados con el mar y sus recursos. Cuenta con ocho centros oceanográficos costeros, una estación de biología pesquera, cinco plantas de experimentación de cultivos marinos, 12 estaciones mareográficas, una estación receptora de imágenes de satélites y una flota compuesta por seis buques oceanográficos, entre los que destaca el Cornide de Saavedra, de 1.100 toneladas de desplazamiento y 68 m de eslora.
 
El Centro Oceanográfico de Vigo, fundado en 1917, es uno de los ocho centros oceanográficos del Instituto Español de Oceanografía (IEO). Ubicado en Cabo Estai - Canido, el Centro se dedica fundamentalmente a la investigación marina y se organiza en tres áreas: pesquerías, acuicultura y medio marino y protección ambiental. Cuenta con 154 trabajadores, de los cuales 55 son investigadores, 76 son personal de apoyo a la investigación y 23 de tripulación de barcos. El Centro Oceanográfico de Vigo dispone de dos barcos de investigación.