Vigo (La Voz de Galicia). La polémica abierta entre Pescanova y la Xunta por las inversiones en acuicultura dio ayer una nueva vuelta de tuerca. El presidente del grupo gallego, primera firma pesquera de Europa y entre las cinco mayores del mundo, aprovechó la visita a las instalaciones del líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijoo, para brindarle una «nueva oportunidad en Touriñán» al Ejecutivo de Emilio Pérez Touriño.

 

Pescanova está dispuesta a rehacer su plan de inversiones previsto para este año si la Xunta levanta el veto al polémico proyecto de cabo Touriñán, donde la empresa volvió a proponer ayer la mayor planta de rodaballo del mundo, con una capacidad de producción de 7.000 toneladas. Pese a que esta macroindustria fue trasladada a Portugal (en el municipio de Mira), y presentada en Lisboa junto a dos ministros lusos que declararon la planta «de interés nacional», el presidente de la multinacional, Manuel Fernández, dijo ayer que esa instalación «no es excluyente» con el proyecto de Touriñán.

Compatibilidad

Núñez Feijoo aprovechó para criticar la política de la Xunta en acuicultura y se declaró «partidario de defender el medio ambiente». Pero a renglón seguido añadió que esa postura es «perfectamente compatible» con la defensa de la industria, la economía y el trabajo.

«La ecología empieza por las personas», sentenció el jefe de la oposición, quien pidió al presidente Touriño que aproveche los fondos europeos para la acuicultura, «porque ahora es el momento oportuno» para consolidar a Galicia como líder mundial en la producción de rodaballo.

De abrirse de nuevo la puerta de la esperanza para Touriñán, Pescanova aplazaría en el tiempo los dos proyectos suspendidos este año en A Mariña lucense. Fernández de Sousa aclaró que en Portugal se construirá un gran complejo (820.000 metros cuadrados) con silos y almacenes complementarios, mientras que Touriñán sería una granja exclusivamente productora de rodaballo.

El grupo, que da empleo a 4.000 personas y maneja una flota de 120 barcos, pretende llegar a producir 20.000 toneladas de rodaballo anuales a medio plazo, lo que la situaría como líder mundial a gran distancia de sus competidores.

Núñez Feijoo apeló a la «reflexión» del presidente de la Xunta para que «Galicia no pierda la mayor empresa de la Costa da Morte». Y Fernández de Sousa recordó el «fuerte compromiso de Pescanova con Galicia». «Mi padre, mi abuelo y mi bisabuelo eran de Lugo, que nadie dude de que yo quiero invertir allí».

Después aclaró que, además, la costa gallega reúne mejores condiciones que Portugal para rentabilizar la cría de rodaballo, porque el aprovechamiento de la energía eólica ofrece un diferencial muy superior al del país vecino.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es