WASHINGTON (Reuters) - La industria estadounidense de camarones advirtió que su mercado podría inundarse de importaciones baratas salvo que el Gobierno de George W. Bush mantenga vigentes los aranceles "antidumping" a los envíos ecuatorianos.

 

"La industria de los camarones se verá forzada a competir directamente con un comercio desleal," dijo el lunes Debora Long, una portavoz de la Southern Shrimp Alliance, que representa a los pescadores de camarones y a las procesadoras de ocho estados.

El grupo teme que el Gobierno de Bush, con el fin de satisfacer un fallo de la Organización Mundial de Comercio (OMC), levante los aranceles "antidumping" para los camarones procedentes de Ecuador, el segundo proveedor del crustáceo de Estados Unidos.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos emitió un fallo la semana pasada respecto a ese asunto.

La alianza advirtió que la eliminación de los aranceles, que han estado vigentes desde el 2005 y oscilan entre un 2,48 por ciento y un 4,42 por ciento, acelerará la caída de los precios de los camarones.

La oficina del Representante Comercial de Estados Unidos apeló a la OMC para que revise sus reglas respecto al "zeroing," un método para calcular las medidas "antidumping," y la alianza desea que los aranceles continúen en vigor hasta que la OMC decida qué hacer en ese asunto.

El problema inició con un reclamo que Ecuador presentó al organismo de resolución de disputas de la OMC en el 2005.
Long afirmó que el fallo del Departamento de Comercio de Estados Unidos también afectaría el comercio con Tailandia, que es el mayor abastecedor de camarones de Estados Unidos.