La Food and Drug Administration (FDA) citó al líder del equipo de investigación de la U.S. Geological Survey’s Upper Midwest Environmental Sciences Center (UMESC) en la French Island, William Gingerich, para reconocer su excepcional liderazgo, su destacada coordinación de los recursos y su esfuerzo sostenido en el desarrollo de registros para la aprobación de nuevos medicamentos para la acuicultura.

 

El trabajo sobre medicamentos para la acuicultura se inició en 1994. En esa época, según Gingerich, había pocos medicamentos aprobados por la FDA para ser usados en acuicultura, y solo estaban aprobados para algunas especies comerciales de peces, como catfish, trucha y salmón.

Los medicamentos no estaban aprobados para otras especies, con la finalidad de proteger las poblaciones de peces de lagos, ríos y arroyos.

“Ellos olvidaron a estos otros peces” dijo Gingerich, quién notó que la acuicultura en Estados Unidos incluye a 56 especies de peces. “El sector público fue básicamente dejado de lado… ellos tenían un limitado mercado, con el sector público que requería tratar a sus peces”.

Las razones por la cuales otras especies fueron dejados de lado, explicó Gingerich, es que es muy costoso y se requiere de tiempo para que las pruebas científicas pasen las pruebas de la FDA.

La necesidad de conocer sobre los medicamentos usados en la acuicultura, fue enfatizada cuando a inicios de los años 90, un administrador de un hatchery de peces en un estado del Medio Oeste fue arrestado usando medicamentos no aprobados por la FDA para tratar a los peces.

Para ayudar a remediar esta situación, Gingerich lidero el esfuerzo para producir medicamentos en conjunto con los usuarios y para coordinar la investigación de los datos generados.

A inicios de este año, el equipo de investigación de la UMESC obtuvo la aprobación de la FDA para un nuevo medicamento de uso en la acuicultura. El medicamento Perox-Aid, una solución basad en peróxido de hidrogeno, aprobado para el tratamiento de infecciones de bacterias, de hongos y algunos parásitos externos en peces de agua dulce y sus huevos.

Fuente: La Cross Tribune