Por: Yesibeth Rincón
(Panorama). Los alevines pertenecen a la especie bocachico y fueron insertados en la cuenca baja del río Limón. Se busca que los añú retomen la pesquería artesanal en la zona. Serán beneficiados 4.500 pobladores.

 

Sinamaica

Unos 200 mil alevines de la especie bocachico fueron insertados ayer a las aguas de la cuenca baja del río Limón, municipio Páez, para su crecimiento y reproducción.

La obra forma parte del proyecto piscícola que desarrolla Carbozulia, filial de Corpozulia, para repoblar de especies autóctonas a la laguna de Sinamaica, estuario carente de peces debido a la sedimentación y a la sobrexplotación de la producción.

Con la siembra, que representa la primera inserción desde el inicio del proyecto, se busca que los pobladores retomen la pesquería artesanal en la zona, principal actividad ecónomica y fuente de alimentación de la comunidad añú que allí reside.

“El proyecto está estimado en cinco años. En 2006 invertimos 550 millones de bolívares y para este año se espera aportar la misma cantidad, por lo que la cifra supera el millardo de bolívares”, afirmó Mairelys Nuváez, gerente de desarrollo social de Carbozulia.

Impacto

Nuváez reconoció la importancia de la obra para los 4.500 habitantes de la laguna: “Ésto genera un gran impacto en la localidad, queremos contribuir al repoblamiento y que se reactive la economía”.

La empresa del carbón tiene como meta sembrar un millón 200 mil alevines por año. La segunda inserción se prevé se haga a finales de agosto y rondaría los 200 mil y 300 mil peces, según informó el biólogo Néstor Chávez, coordinador del proyecto.

“Aquí todo el mundo vive de la pesca, pero Sinamaica se ha quedado sin peces”, manifiesta preocupada Judith Sánchez, pobladora del sector Boca del Caño.

Los alevines miden cerca de tres centímetros cada uno, fueron fecundados y criados en el laboratorio piscícola de la escuela agrícola Don Bosco, en Carrasquero, y trasladados en bolsas plásticas hasta las aguas del afluente.

Cincuenta jóvenes voluntarios, conocidos como Guardianes de la Laguna, y residentes de los sectores El Barro, La Boquita,
Boca del Caño y Nuevo Mundo se encargaron de esparcirlos en la laguna Jakuana de la cuenca baja del río, en las cercanías del estuario de Sinamaica, de manera que pueda beneficiar a los añú y a las zonas aledañas que pertenecen a los municipios Páez y Mara.

Lisbeth Amaya, socióloga de Corpozulia, reiteró que la iniciativa favorecerá a alrededor de 600 pescadores.

Proyecto

En el laboratorio piscícola, actualmente se crían unos 700 mil alevines de bocachico y 100 de armadillo que pronto serán insertados. Sin embargo, se pretende trabajar con especies autóctonas en extinción como el manamana, bagre, corito y pámpano.

En Don Bosco también se acondicionaron nueve lagunas de precría, 15 de engorde y seis reproductoras para la cría de estos animales.

El proyecto beneficiará a 1.500 familias y generará 300 empleos directos y 1.500 indirectos.

“Quisimos incluir a los 50 guardianes para que sean ellos quienes velen por el crecimiento de los peces”, comentó Chávez.

Los Guardianes de la Laguna tendrán, de ahora en adelante, la tarea de garantizar la vida de la especie que le devolverá la actividad económica a Sinamaica, puesto que los pescadores de la zona tienen que trasladarse hasta Santa Rita o La Cañada de Urdaneta para poder llevar dinero y comida a la casa.

“Nos toca hacer una guardia diaria para verificar que estén bien y que los hombres no los pesquen, porque ellos no esperan a que crezcan sino que los sacan pequeños y por eso ya hay muy pocos”, argumentó Eliézer Conrado, de 15 años, habitante de El Barro.

Los voluntarios recibieron capacitación técnica en piscicultura y de desarrollo humano como talleres de autoestima.

Amaya, en representación de Corpozulia, planteó que “la idea es que ésto sirva para despertar la conciencia ecológica y ambiental tanto de los jóvenes como de todos los pobladores”.

“Los talleres que le estamos dando a los guardianes los estamos haciendo en lengua añú para rescatar la dialéctica propia de esta comunidad que se encuentra extinguida”, acotó.

Se espera que dentro de unos años Sinamaica retome su producción pesquera y pueda surgir económicamente.

Fuente: http://www.panodi.com