Por: Sady Tapia
(La Prensa). Dicen que Panamá significa "abundancia de peces", lo que según la enciclopedia digital Wikipedia es comúnmente aceptado, aunque existen otras definiciones asignadas a esa palabra. Pero esa acepción puede estar alejándose cada vez más de la realidad, al menos eso es lo que sugieren los indicadores de la actividad pesquera del último informe de la firma Latin
Consulting.

 

La exportación de la larva de camarones, según este documento, ha caído por la contaminación de las costas y el exceso de sedimentos en los pantanos y manglares donde se desarrolla la especie. No obstante, una fuente ligada al tema, que pidió la reserva de su nombre, explicó que la disminución obedece a que después de la llegada del virus de la mancha blanca al país, muchos países empezaron a cerrar sus fronteras a Panamá y empresas líderes exportadoras tuvieron que establecer sucursales fuera del territorio nacional.

Las estadísticas de la Contraloría revelan que la exportación de larvas de camarón disminuyó 47.5% este año. De enero a abril de 2006, se exportaron 164 kilos; y en el mismo período de 2007 fueron 86 kilos. En tanto, la exportación de camarones aumentó solo 0.3% en ese período: pasó de mil 772 kilos a mil 778 kilos.

Otras afectaciones

Pero no solo la contaminación de las costas panameñas es la causante de esta problemática, ya que los cambios climáticos, la pesca de arrastre y la tala de los manglares también están teniendo mucha culpa en la disminución de la actividad, denunció Gabriela Etchelecu, directora ejecutiva de la Fundación Marviva.

Los grandes barcos pesqueros arrastran todo lo que está en la superficie del mar, que es donde se reproduce esta especie, y por ello el área no vuelve a recuperarse y los camarones se van quedando sin su hábitat.

Etchelecu advierte que los principales problemas son la alta tala de mangles, donde están los criaderos de camarones, y la técnica de pesca de camarón por arrastre, que es la más destructiva que hay.

Según la Fundación Marviva, más del 90% de las especies marinas que atrapan los barcos al emplear la pesca por arrastre, se bota. Estrellas de mar, tortugas y miles de peces pequeños resultan afectados.

Además, acotó Etchelecu, hay áreas de reproducción del camarón que no se están respetando y los animales son extraídos en estadíos de vida muy juveniles: como no se les está permitiendo llegar a la edad reproductiva, la población está disminuyendo. Toda la costa panameña ha sido perjudicada por la pesca intensiva, principalmente la de los golfos de Panamá y Chiriquí.

Pescadores

Para el Sindicato Marino de Pescadores de Vacamonte, la situación es preocupante.

"Las autoridades, los pescadores y las empresas deben unirse y buscar una solución al problema; de lo contrario, la actividad va a colapsar", aseguró Rigoberto Mera, secretario general de la agrupación.

El 50% de la flota pesquera está inactiva en los puertos por los altos costos del combustible. "Antes, salir en un barco a pescar tenía un costo de 7 mil dólares, ahora el costo está por 12 mil dólares", dijo Mera.

Fuente: http://www.prensa.com