Por : Cristina Chasco
(El Faro de Ceuta-Melilla). La sociedad municipal Procesa ha vendido las naves de Acuicultura a un grupo de ocho empresarios del Tarajal por un importe que ronda los 2.404.000 euros, lo que equivale a 400 millones de las antiguas pesetas.

 

Los nuevos dueños todavía están abiertos a nuevas socios que quieran participar en este proyecto cuyo fin es la apertura de un centro comercial de 7.000 metros cuadrados de extensión. De toda esta superficie, existe la posibilidad de que una multinacional extranjera se quede con 2.000 metros cuadrado, pero esta información se encuentra todavía por confirmar ya que los empresarios se encuentran en plena negociación sin que haya nada cerrado. Lo que sí parece seguro es que una empresa mejillonera, diferente a las que hasta ahora se han interesado por instalarse en Ceuta y dedicada al lavado del producto, forme parte del proyecto.

El conjunto de empresarios ha puesto el desarrollo del proyecto en manos de una gestora cuyos arquitectos son los que se están encargando de iniciar los trámites necesarios, incluida la ‘viabilidad urbanística’ de la que todavía carecen.

El hermetismo entre los comerciantes que han iniciado esta ‘aventura’ es casi absoluto y se limitan a asegurar que se trata de un gran proyecto por el que tienen una gran ilusión y al que le queda mucho camino por recorrer. Los primeros pasos estarán encaminados a atraer a nuevos interesados. Aún así, lo que sí es cierto es que los planes y la iniciativa de estos comerciantes está en la misma línea que el plan anunciado por el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, durante los últimos comicios, cuando prometió un ‘cambio radical’ del Polígono Industrial del Tarajal.

El líder de los populares no estableció cifras del presupuesto necesario para lograr este propósito pero sí manifestó su deseo de que “estos tres polígonos abandonen su imagen tercermundista” y añadió que convertiría este recinto en un polígono “convencional”, en condiciones “similares” a los que existen en el resto de España.
“Por el hecho de estar en la frontera no tiene que parecer tercermundistas”, explicaba el líder del PP. Vivas abogó por una urbanización “digna” de esos polígonos. Eso requerirá inversión, pero también “buena voluntad y un planteamiento sólido para realizar esa transformación, algo que ya existe”.

La pelota se queda con esta iniciativa de los comerciantes en el tejado de Juan Vivas y su Ejecutivo que se ven ‘obligados’ a materializar esas promesas después de que los propios empresarios hayan dado el primer paso para dignificar y potenciar el Tarajal.

Fuente: http://www.elfaroceutamelilla.com