Andalucía (Agroterra). Científicos del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (ICMAN) y del Instituto de la Grasa, ambos pertenecientes al CSIC, junto con expertos de la Universidad de Almería (UAL) examinan qué componentes nutricionales mejoran las microdietas para larvas de peces marinos.

 

El estudio, titulado ‘Alimentos inertes para cría larvaria de peces marinos: optimización del contenido en péptidos, aminoácidos y fosfolípidos’, ha recibido 147.000 euros por parte de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa.

Según Manuel Yúfera, investigador del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía y experto en Acuicultura Marina, “los sistemas de cría larvaria en peces dependen de las presas vivas necesarias para su alimentación y en este sentido, estos sistemas son un punto crítico. Esto requiere la producción simultánea de los organismos planctónicos que constituyen dicho alimento, es decir, algas unicelulares y zooplancton –formado por rotíferos y Artemia-”.
Avances en nutrición larvaria

El objetivo principal de este proyecto es avanzar en aspectos nutricionales que mejoren la composición y los resultados conseguidos con las microdietas en larvas de peces marinos. Concretamente se harán en las especies de mayor potencial en Andalucía, como son la dorada, la lubina y el lenguado.

Para ello, los investigadores actuarán en dos campos específicos de la nutrición. Por un lado, añadirán la cantidad de proteínas suficientes para cubrir las necesidades nutricionales de las larvas, ajustando los porcentajes de hidrolizados (desdoblamiento de la molécula de ciertos compuestos orgánicos por acción del agua) y de aminoácidos (sustancia química orgánica en cuya composición molecular entran un grupo amino y otro carboxilo; 20 de tales sustancias son los componentes fundamentales de las proteínas) mediante la inclusión de diferentes compuestos de hidrolizados.

Por otro lado, mejorarán la parte lipídica empleando fosfolípidos (componentes principales de las membranas de las células que contienen fósforo) de origen marino. “Los hidrolizados proteicos y péptidos (molécula formada por la unión covalente de dos o más aminoácidos) se obtendrán a partir de productos vegetales. Además, se evaluará si es factible incluir todos los compuestos en una micropartícula estable en medio acuoso y comprobar así su uso nutricional”, incide Yúfera.

Asimismo, para comprobar la viabilidad del estudio se realizarán pruebas in vitro e in vivo. La evaluación in vitro, orientada a simular el proceso digestivo realizado por la larva, se realizará usando enzimas digestivas de las propias especies estudiadas. De esta forma, permitirá muestrear los productos de hidrólisis conforme se vayan liberando, sin mezclarse con el sustrato restante y la enzima. En cuanto a la evaluación in vivo, se analizará el efecto potenciador de las dietas basadas en hidrolizados y fosfolípidos marinos en el crecimiento y la supervivencia de los ejemplares marinos.

Los resultados de este trabajo de investigación permitirán saber si las larvas de peces carnívoros admiten en su alimentación harinas de origen vegetal, como sí sucede en ejemplares juveniles y adultos.

Fuente: http://www.agroterra.com