Santiago (El Ideal Gallego). La asociación ecologista Adega denunció ayer que la piscifactoría de la empresa Stolt Sea Farm, situada en Carnota, deposita los rodaballos muertos en contenedores de ácido fórmico para diluirlos y vierte la materia resultante al mar "sin ningún tipo de depuración".

 

Adega explicó en un comunicado que la sustancia química es suministrada por la empresa Brenntag y que el líquido que resulta tras la mezcla es "pastoso y de color rojo sangre".

La asociación acusó a las plantas acuícolas de tratar de "engañar a la opinión pública" con "falsedades y propaganda mediática".

Citó como ejemplo la memoria de un proyecto de Stolt Sea Farm en la que asegura que "los parámetros del agua del mar a la salida son similares a los de la entrada".

Además, esta organización reiteró que estas industrias "carecen aún de permiso de vertido" y son "una importante fuente de contaminación orgánica y química" para el litoral.

Adega manifestó su preocupación por que la situación se pueda repetir en otras instalaciones de acuicultura industrial, ya que "nadie controla estas prácticas ni la calidad y concentración de sus efluentes", concluyó.

También sobre Medio Ambiente habló ayer el alcalde de la localidad lucense de Xove, Demetrio Salgueiro, quien aseguró que las denuncias de una agrupación vecinal por las emisiones de flúor en la factoría de Alcoa, en San Ciprián, son "anecdóticas", y le invitó a acudir a los juzgados para resolver el conflicto en lugar de crear alarma social "innecesaria".

El regidor mantuvo reuniones con las distintas empresas de la fábrica, además de con la de San Ciprián, a la que consideró "la multinacional que mueve A Mariña", declaró a los periodistas.

En este contexto, resaltó que esta denuncia trasladada a la prensa fue "una más" e insistió en que los análisis que presenta
Alcoa muestran unos niveles aceptables.

Por ello, aseveró que el asunto es algo anecdótico y una constante en el entorno de la fábrica.

Asimismo, invitó a los vecinos denunciantes a acudir a los juzgados para resolver el conflicto "donde sí es pertinente", en lugar de crear una alarma social "innecesaria".

Salgueiro dijo que esta asociación está movida por intereses personales y que hay gente interesada en "darle bombo" para cobrar de la contaminación, "porque uno de los individuos que informó a la prensa fue indemnizado con 30.000.000 de pesetas hace poco tiempo".

Fuente: http://www.elidealgallego.com