Por: Lara Valera
Galicia (El País). El presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, reivindicó ayer el compromiso de la firma con Galicia pese a que "recientemente algunas opiniones mal informadas" daban a entender que la empresa "pudiera haber olvidado sus raíces" para buscar en otros lares salida a sus proyectos.

 

Fue durante el acto de entrega de los Premios Provincia de Pontevedra cuando Fernández de Sousa realizó estas declaraciones, tras recibir, de manos del presidente de la Diputación, el popular Rafael Louzán, la Medalla de Ouro de la institución.

Después de un repaso por la historia de la compañía y el papel de su fundador, José Fernández, su hijo y actual presidente quiso rematar su intervención dejando un mensaje a navegantes: "Aun cuando a veces encontramos incomprensión, nuestra tenacidad hará que los proyectos que hemos planteado vean la luz". Recientemente la multinacional dio marcha atrás, por discrepancias con la Xunta, a una inversión de más de 120 millones de euros cuyo objetivo era crear tres piscifactorías en cabo Touriñán y Lugo. En este sentido, Fernández de Sousa señaló que Pescanova "ha demostrado su compromiso con el medio ambiente" avalado por casi 50 años de trayectoria en los que ha "contribuido al desarrollo con sostenibilidad". "Éste es nuestro baluarte: los hechos", sentenció. Finalmente, Fernández de Sousa agradeció "de corazón" la distinción "que usted nos otorga", en referencia a Rafael Louzán, presidente del ente provincial. Antes de despedirse reiteró: "Somos una empresa de ideas y soluciones, comprometida con nuestra tierra". Algo que, en opinión de Louzán "está fuera de toda duda".

El presidente de la Diputación y máximo responsable provincial del PP avaló la línea de la compañía, "ejemplar desde sus orígenes", y declaró que "muestra el camino de lo que muchos entendemos como compromiso con Galicia, del futuro que queremos". Un futuro, dijo, "en el que el mundo de la empresa, de la cultura y del medio ambiente no son incompatibles, sino complementarios". Asimismo, subrayó el peso específico de Pescanova en la economía gallega al explicar que "es una empresa locomotora, que tira por nuestros sectores productivos" y lo hace con "políticas de modernidad que generan empleo y frenan la emigración".

Al margen de esta Medalla de Ouro, la Diputación distinguió la labor de Alecrín en el ámbito social; de la Asociación Galega de Graniteiros dentro del mundo empresarial; del Gran Hotel Hesperia de A Toxa por su papel protagonista en el turismo coincidiendo, además, con la celebración de su centenario; del presidente de la Federación Española de Piragüismo, Santiago Sanmamed, por su trayectoria en el deporte y, finalmente, al pintor lalinense Antón Lamazares, en el apartado cultural.

Esta entrega de premios llegó precedida por la polémica al desvelar el BNG que la designación de galardonados se había realizado única y exclusivamente por los miembros de la junta de gobierno en la que no participaron ni el BNG ni el PSdeG. El diputado nacionalista Cesáreo Mosquera subrayó la "utilización partidista" que Louzán hace de la Diputación en donde ejerce también "como presidente del PP en la provincia". El Bloque estuvo ausente del acto.

Fuente: http://www.elpais.com