Nairobi. Investigadores kenianos han descubierto la importante función de un simple pez, conocido científicamente como Nile tilapia, en la lucha contra la propagación de la malaria.

 

Según informa la cadena pública británica de televisión BBC, el Nile tilapia, consumido en Kenia, fue llevado a varios estanques abandonados en el oeste de ese país para ayudar a combatir una enfermedad que es endémica en amplias zonas de Asia y Africa.

Al consumir larva de mosquito, el pez consigue reducir en un 94 por ciento la cantidad de los mosquitos portadores de la malaria.

El apetito del Nile tilapia por los mosquitos era conocido desde el año 1917, pero es la primera vez que se divulgan datos sobre su utilización en el control de insectos, según señalaron los investigadores del Centro Internacional de Fisiología y Ecología de Insectos, una organización con sede en Kenia.

Según la publicación británica BMC Public Healt, el pez puede desempeñar una función muy importante porque los mosquitos son cada vez más resistentes a los pesticidas.

El parásito Plasmodium, causante de la malaria, pasa a los humanos a través de la picadura del mosquito.

Cada año, trescientos millones de personas contraen la malaria y millones de ellos mueren por este mal.

El 90 por ciento de los casos ocurren en el Africa subsahariana, donde un niño muere de malaria cada treinta segundos.

Los autores sugieren que para los kenianos, el pez puede resultar una inversión, ya que, además de limitar la cantidad de mosquitos, puede ser utilizado como alimento y fuente de ingresos.

Joanne Greenfield, asesora de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Kenia, calificó el estudio de los expertos de 'positivo'.

'Este método bien podría funcionar en un área definida de agua, pero los mosquitos están en distintos lugares, incluidos pequeños charcos de lodo, donde no se puede llevar el pez', añadió.

'Nosotros recomendamos una variedad de métodos para combatir la malaria, y este ciertamente podría ser uno de utilidad', dijo Greenfield.

Fuente: EFE